Ir al contenido principal

Gerardo Sanz: "Ahora el invierno es más frío y largo"

A punto de cumplir 95 años de edad, Gerardo Sanz, el bombero más longevo de Chile, conoce de memoria cómo a cambiado el clima en las últimas década. Reconoce que antes no hacía tanto frío y tampoco había muchos días nublados. Ahora la situación es diferente. "Ahora el invierno es más largo y más frío".
Con sus nueve décadas en el cuerpo, reconoce que "está en los descuentos" y que como la tradición indica, está feliz de pasar agosto. "Ya se está sintiendo el calorcito".
Aunque las ganas de vivir no disminuyen, su vitalidad no es como antes. Cuando salía a pasear por el centro y visitaba a todas sus amistadas, además de pasar por la Inmobiliaria España y la Primera Compañía de Bomberos. Hace dos años se cayó en las inmediaciones del Mercado Centenario y desde ese día no ha sido el mismo.
El golpe lo resintió mucho y ahora sus salidas se han restringido. A pesar de ello se mantiene al tanto de los acontecimiento mundiales. Ve televisión, especialmente los noticiarios, pero su principal entretención es leer. Revisa diariamente las informaciones de La Estrella de Iquique y mensualmente compra las Seleccones de Reader’s Digest para conocer informaciones en el ámbito internacional.
Al igual que en ocasiones anteriores, Sanz es claro en sus afirmaciones sobre la fórmula para llevar adelante una vida longeva. A pesar de todo Gerardo Sanz es el bombero más antiguo de Chile. Comenzó a los diez años en participar en la bomba España y fue capitán de la institución durante los años de la modernización y la compra de equipos.
Reconoce que la clave de la longevidad está en que nunca fumó, realizó ejercicio en forma regular gracias a la actividad bomberil y que bebió alcohol en forma moderando. Incluso ahora toma una copita de vino tinto.
Aunque no es regodión en la mesa, tiene predilección por el pescado y las legumrbres, "alimentos que ahora la gente no los consume como antes".
Publicar un comentario

Interesante

La historia que esconde la Rotonda Chipana en Iquique: Los inmigrantes Lucanos

La rotonda Chipana, ubicada en el sector sur de Iquique, albergua una escultura metálica que representa a Felicia Muscio. Cuenta la historia que Felicia Muscio llegó a Iquique a fines de 1800 desde Nápoles, cuando desembarcó en Argentina y cruzó la Cordillera de Los Andes en un caballo con su bebé en brazos. Al llegar a Valparaíso emprendió el viaje a su destino final, Iquique, donde la esperaba su marido Vittorio Sciaraffia. Con este relato, el escultor Antonio Masini plasmó lo que Felicia tuvo que pasar para reencontrarse con su amor y vivir una nueva vida lejos de su hogar. "Felicia de Los Andes" como fue nombrada esta escultura que muestra a una mujer montada sobre un caballo y con su hija en brazos, fue enviada a hacer por la familia Sciaraffia en 2001 para rendir un homenaje a esta mujer que cruzó océanos para comenzar de nuevo. La escultura alcanza los ocho metros de altura, por casi cuatro de ancho y tres y medio de profundidad.  En Iquique, el 22 de mayo los más de 2 m…

Lucia, tarotista profesional: “Leer las cartas del tarot es como la vida misma”

Lucia, tarotista profesional: “Leer las cartas del tarot es como la vida misma”


Son 78 cartas. Cada una de ellas representan una idea, un concepto que permite conocer tu futuro, reafirmar el presente o entender tu pasado. Hombres y mujeres, profesionales o pobladores, todos en algún momento se sienten atraídos por conocer qué les depara el destino, aclarar presentimientos o confirmar engaños. El tarot es una ventana a una manera de enfrentar el mundo y terminar con la incertidumbre del presente.

¿Esoterismo o terapia para los acongojados? Una mezcla de ambas. Para la tarotista Lucía, leer el tarot “es como la vida misma”. A través de las cartas se puede ver la realidad, la situación de la familia, la relación con amigos, los amores y los viajes que se realizaron o se realizarán.
El tarot se basa en la simbología de cada carta. Cada una de ellas representa algún sentido en la vida, desde la pasión, los viajes o la muerte. El sentido se va armando a partir de la ubicación de sus cartas e…

Los criminales que estremecieron a Chile

A pesar de los años en que Julio Pérez Silva sembró el terror en Alto Hospicio, su caso no es único. En Chile existen varios sicópatas que mantuvieron en vilo a la comunidad y lograron burlar por varios meses a las autoridades policiales.
El caso más emblemático corresponde al Chacal de Nahueltoro. El 20 de agosto de 1960, Jorge del Carmen Valenzuela Torres, se acercó hasta su conviviente de 38 años de edad, Rosa Rivas, en busca de la pensión de viudez que la mujer debía retirar cada mes en San Carlos, Séptima Región. Pero en esa ocasión su pareja no tenía el dinero y por ello reaccionó en forma violenta. Tomó la guadaña con la que trabajaba en el campo, le dio muerte en el lugar. Luego, hizo lo mismo con los cinco hijos de la mujer, entre ellos, un bebé.
Horas más tarde, Quelo Dinamarca, dueño del Fundo Chacayal, encontró los cuerpos. De Valenzuela, nada se supo hasta un mes después, cuando la policía lo encontró en el campo.
El "Chacal de Nahueltoro" fue fusilado el 30 de…