Ir al contenido principal

Los nombres que rondan Alto Hospicio

Durante el último mes dos nombres han rodeado a Alto Hospicio y han estado en el tema de conversaciones de sus habitantes. No son candidatos a concejales o de alcalde, sino que son las denominaciones alternativas para esta nueva comuna de la Primera Región.
Existen varios vecinos y dirigentes que están proponiendo cambiar el nombre a la comuna, debido a que en Iquique y todo Chile asocian a Alto Hospicio con pobreza, hacinamiento y los asesinatos perpetrados por Julio Pérez Silva.
Al menos existen dos alternativas serias que se pueden analizar y que se basan en nombres de zonas que pertenecen a la comuna y que en el pasado tuvieron un mayor realce tanto en lo económico como en lo población.
Huantajaya y Santa Rosa son dos minas de plata que funcionaron hasta principios del siglo pasado y que durante varias décadas fueron referente de riqueza y movimiento poblacional. Hoy actualmente ambas minas están abandonados y sólo son un triste recuerdo de su propio pasado.
Entonces la pregunta del último tiempo es ¿Alto Hospicio, Huantajaya o Santa Rosa?
Para el historiador iquiqueño, Mario Zolezzi, Alto Hospicio debe mantener su denominación debido a que las personas que habitan la nueva comuna ya tienen internalizada esta denominación.
Incluso tienen adoptado su gentilicio como hospicianos, aunque, según su visión debiera ser hospiciense, debido a que hospiciano según la Real Academia de la Lengua significan personas que viven en un hospicio o casa de retiro. “Hospiciense sería más correcto�.
También afirma que el nombre debiera permanecer igual porque la zona donde está emplazada la naciente ciudad siempre se ha llamado Alto Hospicio, o como antes de la Guerra del Pacífico, los iquiqueños lo llamaban Altos del Hospicio.

DOCUMENTOS

Sostiene que existen varios documentos históricos que indican la existencia de un lugar que servía para que los viajeros descansaran en el camino entre la pampa y el puerto. Esta posada servía tanto para quien subía el cerro desde Iquique o porque el trayecto o los que hacían el viaje desde el desierto hacia el mar.
Incluso existe un documento fechado el 6 de septiembre de 1883 donde el jefe político de Tarapacá dictó la formación de una junta de dueños de carretas que utilizaban el camino que unía Iquique con el Alto del Hospicio. La idea era que los mismos usuarios pagaran por su mantención que se estaba haciendo demasiado onerosa para el erario nacional.
Durante la época salitrera la zona de Alto Hospicio se transformó en un campo de ejercicios militares de la Guarnición de Ejército de Iquique. Más adelante también estuvo la base aérea Los Cóndores. Incluso hoy es posible visitar algunos vestigios de esa base.

PLATA

También recuerda que durante un tiempo, durante la administración peruana que Altos del Hospicio pertenecía a la subdelegación de Huantajaya. A esta misma zona integraban El Carmen, Santa Rosa y Alto Molle.
Durante diferentes épocas desde la presencia de los pueblos originarios que extraían minerales hasta la llegada de los españoles y luego la presencia peruana y chilena, Huantajaya tuvo gran actividad económica. Se construyó un pueblo a su alrededor con edificios, iglesias y escuelas. Todo eso lo borró en el tiempo, pero el sentido de importancia de Huantajaya no se pierde.
Según los antecedentes que maneja Zolezzi, antes que comenzará el poblamiento de alto Alto Hospicio, en 1984 el gobierno ordenó un estudio sobre la posibilidad de crear una ciudad satélite en esa zona. El resultado de la investigación fue negativo porque implica una mayor costo de transporte y la inexistencia de servicios básicos. Menos de diez años después comenzó a llegar gente a esos terrenos baldíos y a expanderse las parcelas que estaban ubicadas ahí.
La explicación de Zolezzi es sencilla y directa, Alto Hospicio tiene historia y su gente ama su tierra y por eso el nombre debiera permanecer cómo está.


Foro ciudadano

Los lectores de la edición electrónica de La
Estrella de Iquique entregaron su punto de vista sobre la posibilidad de cambiar
el nombre de Alto Hospicio. Las opiniones fueron variadas, desde mantener la
actual denominación hasta cambiarlo. Quienes afirmaron la necesidad de cambio
argumentaron que el nombre actual está cargado con una significación negativa.
Una perspectiva diferente entregan las personas que indicaron que su
residencia era efectivamente Alto Hospicio.
José Quijada afirmó ayer domingo
que prefiere cambiar el nombre y que se inclinaba por Santa Rosa, sin embargo,
no entregó argumentación. Sandra Pereira dijo el 6 de septiembre que hay que
cambiarlo. No sabe por cuál nombre, pero insistió en la necesidad que la comuna
tenga otra denominación. Andrés García vive en la autoconstrucción y el 8 de
septiembre escribió que "no debería cambiarse pues el nombre es sinónimo de
esfuerzo de la gente que vivió ahí desde siempre y por respeto a ellos no estoy
de acuerdo con el cambio de nombre". Una opinión similar la entregó Antonio
Valdés Tapia quien sostiene que por ningún motivo debe cambiarse el
nombre.
Mauricio Garrido Carvajal afirma que es mejor mantener el nombre. Sin
embargo, no se cierra a alguna posibilidad, especialmente si se considera que la
comuna quedó marcada luego de los asesinatos cometidos por Julio Pérez Silva.
Publicar un comentario

Interesante

La historia que esconde la Rotonda Chipana en Iquique: Los inmigrantes Lucanos

La rotonda Chipana, ubicada en el sector sur de Iquique, albergua una escultura metálica que representa a Felicia Muscio. Cuenta la historia que Felicia Muscio llegó a Iquique a fines de 1800 desde Nápoles, cuando desembarcó en Argentina y cruzó la Cordillera de Los Andes en un caballo con su bebé en brazos. Al llegar a Valparaíso emprendió el viaje a su destino final, Iquique, donde la esperaba su marido Vittorio Sciaraffia. Con este relato, el escultor Antonio Masini plasmó lo que Felicia tuvo que pasar para reencontrarse con su amor y vivir una nueva vida lejos de su hogar. "Felicia de Los Andes" como fue nombrada esta escultura que muestra a una mujer montada sobre un caballo y con su hija en brazos, fue enviada a hacer por la familia Sciaraffia en 2001 para rendir un homenaje a esta mujer que cruzó océanos para comenzar de nuevo. La escultura alcanza los ocho metros de altura, por casi cuatro de ancho y tres y medio de profundidad.  En Iquique, el 22 de mayo los más de 2 m…

Lucia, tarotista profesional: “Leer las cartas del tarot es como la vida misma”

Lucia, tarotista profesional: “Leer las cartas del tarot es como la vida misma”


Son 78 cartas. Cada una de ellas representan una idea, un concepto que permite conocer tu futuro, reafirmar el presente o entender tu pasado. Hombres y mujeres, profesionales o pobladores, todos en algún momento se sienten atraídos por conocer qué les depara el destino, aclarar presentimientos o confirmar engaños. El tarot es una ventana a una manera de enfrentar el mundo y terminar con la incertidumbre del presente.

¿Esoterismo o terapia para los acongojados? Una mezcla de ambas. Para la tarotista Lucía, leer el tarot “es como la vida misma”. A través de las cartas se puede ver la realidad, la situación de la familia, la relación con amigos, los amores y los viajes que se realizaron o se realizarán.
El tarot se basa en la simbología de cada carta. Cada una de ellas representa algún sentido en la vida, desde la pasión, los viajes o la muerte. El sentido se va armando a partir de la ubicación de sus cartas e…

Los criminales que estremecieron a Chile

A pesar de los años en que Julio Pérez Silva sembró el terror en Alto Hospicio, su caso no es único. En Chile existen varios sicópatas que mantuvieron en vilo a la comunidad y lograron burlar por varios meses a las autoridades policiales.
El caso más emblemático corresponde al Chacal de Nahueltoro. El 20 de agosto de 1960, Jorge del Carmen Valenzuela Torres, se acercó hasta su conviviente de 38 años de edad, Rosa Rivas, en busca de la pensión de viudez que la mujer debía retirar cada mes en San Carlos, Séptima Región. Pero en esa ocasión su pareja no tenía el dinero y por ello reaccionó en forma violenta. Tomó la guadaña con la que trabajaba en el campo, le dio muerte en el lugar. Luego, hizo lo mismo con los cinco hijos de la mujer, entre ellos, un bebé.
Horas más tarde, Quelo Dinamarca, dueño del Fundo Chacayal, encontró los cuerpos. De Valenzuela, nada se supo hasta un mes después, cuando la policía lo encontró en el campo.
El "Chacal de Nahueltoro" fue fusilado el 30 de…