Ir al contenido principal

Comenzó a regir reducción de jornada

Aunque durante este fin de semana la mayoría de los chilenos no trabajó y se dedicó a celebrar el Año Nuevo, la llegada del 2005 trajo consigo otros temas además de los buenos deseos y altas expectativas económicas. A partir del 1 de enero entró en vigencia la llamada reducción de la jornada laboral, lo que implica disminuir 48 a 45 las horas semanales de trabajo.

Para el seremi del Trabajo, Carlos Barretto, la instauración de esta resolución significa "la entrada en vigencia de una ley que debe respetarse”.

Al ser consultado sobre el ánimo de los empresarios por llegar a una acuerdo con sus trabajadores sobre este tema, afirmó que espera que sea el mejor, “porque la ley se debe cumplir”.

“Esto está vigente desde el 2001 cuando se publicó la ley sobre las nuevas condiciones del Código del Trabajo. En esa ocasión se dio a conocer que este cambio ocurriría el 1 de enero de 2005. Hubo tres años para hacer los ajustes necesarios y los empresarios deben adaptar sus procesos ante este nuevo escenario”.

Indicó que la Dirección del Trabajo se dedicará durante estos meses exclusivamente a vigilar el cumplimiento de esta normativa y quienes no la cumplan podrán arriesgarse a enfrentar multas que van desde 1 a 60 UTM (Unidades Tributarias Mensuales), según la cantidad de trabajadores con que cuente la empresa infractora.

DENUNCIAS

Barretto reconoció que durante las últimas semanas han existido denuncias sobre la intención de los empleados de extender el horario de colación y mantener fija la hora de salida y entrada de los turnos y así cumplir con la normativa. Sin embargo, no quiso entregar nombres y dijo que esta interpretación de la ley no corresponde.

También rechazó las versiones que implica una reducción salarial que se llevaría en forma proporcional a las horas no trabajadas. “No existe ninguna disposición que diga eso. Hay que reducir las horas de trabajo y tienen que adecuar sus procesos sin que eso implique empeorar la calidad del empleo”.

Para ellos existen varias alternativas y todo depende de la empresa y cuáles son su prioridades. El punto radica en que se debe llegar a un acuerdo entre las partes y esto debe ser reflejado en un documento anexo al contrato de trabajo. "No pueden existir decisiones unilaterales".

CONSULTA

Durante los últimos días el nivel de consultas sobre este tema ha aumento tanto en la seremi de Trabajo como la Dirección del Trabajo y responde tanto porque los empleadores dejaron este tema para última hora, como también porque los propios trabajadores han visto problemas que los afectan al momento de ver estos cambios.

Los inspectores han visitado empresas para fiscalizar como también para asistir en este tema y aclarar las dudas de los trabajadores y los empleadores. “El único reparo es que estos cambios no lo aplicaron antes y tenemos un número limitado de fiscalizadores”.


Ley publicada el 2001


El espíritu de la ley es buscar un mejoramiento de la producción y de la calidad de vida de los trabajadores. El seremi del Trabajo, Carlos Barretto, dijo que "tenemos estudios de varios organismos independientes que indican que los chilenos pasan mucho tiempo en sus puestos de trabajo, pero que la productividad no se reflejaba en esas largas jornadas. Afirmó que este cambio forma parte del objetivo del gobierno por avanzar en esta materia y equiparse a países de mayor desarrollo económico y social.

La reducción de la jornada implica un desafío para los empresarios en el tema del mejoramiento de sus procesos productivos. “En otros países existen jornadas que promedian las 40 horas de la semana y tienen una mayor índice de productividad”.


Comentarios

Popular Posts

El mutualismo y mancomunales

El mutualismo fue la principal forma de organización laboral que tuvieron los artesanos a fines del siglo XIX y principios del XX. En 1880 existían 39 de estas instituciones en todo Chile. Su objetivo era el mejoramiento material e intelectual del obrero sobre la base de la ayuda mutua.

Los integrantes de la directiva se preocupaban de la recreación y la formación de pequeñas bibliotecas. También trabajaban en torno a la previsión, la vivienda y el ahorro de sus afiliados. La principal diferencia de una mutual con el sindicato o cooperativa es que se interesan en la situación del obrero sin referirla a su relación con el patrón o con el Estado. Bajo esa perspectiva no se relacionaba con luchas reivindicatorias o enfrentamientos con las figuras de poder.

En tanto que las mancomunales fueron las organizaciones populares más significativas de la primera década del siglo XX. Nacieron y se consolidaron en las minas y puertos nortinos a comienzos de 1900.

Los objetivos en sus inicios no s…

Himno de Iquique

Canciones para la ciudad
El primer himno a Iquique fue compuesto por Baldomero Castro y utilizó el seudónimo de Justo Miralles.
Mario Bahamonde en su libro "Guía de la Producción Intelectual Nortina" indica que Baldomero Castro "compuso el himno en Pisagua en 1889 y está destinado a glorificar la epopeya de Iquique. Se cantó en todas las escuelas de Chile entre 1890 y 1897".
El segundo himno fue creado en 1936 por Roberto López Meneses, "Canto lírico a Iquique". En él enfatizaban las cualidades humanas de los iquiqueños, denominando a la ciudad "pueblo singular".
El tercer himno pertenece a Julio García y se cantó en la década de los 40 y los 50. La letra versa sobre el desierto, el mar, las gestas militares y deportivas.
El músico boliviano Gilberto Rojas, es el autor del vals de Iquique. Nació en Oruro el 10 de marzo de 1916 y falleció el 21 de marzo de 1983, a los 67 años.
La letra del vals se refiere a las bondades del puerto y señala el gran amor…

Casa del Deportista de Iquique

Alrededor de 18 años debió esperar la comunidad para contar con un recinto que acogiera los grandes espectáculos deportivos, frecuentes en las décadas del 50 y 60.


La Casa del Deportista "Guillermo Valenzuela Koster", enclavada en un comienzo en calle Tarapacá entre Barros Arana y Vivar.

El coliseo de cemento y emociones, diseñado por el arquitecto Mario Bravo, costó mucho sudor y demasiadas lágrimas a los dirigentes de antaño.

Lo básico fue adquirir los terrenos. El alcalde Pedro Munga los vendió al Consejo Local de Deportes, presidido por el doctor Juan Lombardi, en un lejano 13 de diciembre de 1949. La compra se concretó en 150 mil pesos y el sitio correspondía a el ex Mercado.

Los dirigentes de esa época acordaron que el recinto sería para el Consejo y se destinaría a las disciplinas del boxeo, básquetbol, vóleibol y tenis de mesa.

El martes 5 de septiembre de 1950 el arquitecto Mario Bravo dio a conocer el diseño estructural, precisando que el Estadio tendría una capac…