Ir al contenido principal

Condominios afectados

Vecinos preocupados
Temor por derrumbes en Fray Andrés

Son casas nuevas y en un barrio emergente en Bajo Molle. Sus habitantes llegaron a este lugar atraídos por la eventual tranquilidad del sector, sin embargo, este deseo de quietud en sus vidas se ha visto violentamente transformado.
Aunque no es un problema reciente, el terremoto que azotó la provincia de Iquique, provocó que sus temores se convirtieran en realidad.
La Villa Fray Andrés, que se encuentra en el sector de Bajo Molle, está en peligro. Al menos en tres zonas el muro de contención colapsó completamente afectando a varios vecinos.
El primer caso es de José Lancellotti, quien vio como su patio virtualmente desapareció cuando el muro de contención se desplomó completamente. Acusó al dueño de la urbanización por levantar el muro sin las medidas de seguridad necesaria.
El otro caso es de Jazmina Cano, quien teme que parte del cerro sepulte su patio. Afirma que su problema se extiende desde el año 2000 cuando se comenzó a gestar esa urbanización. “Desde el principio vimos que el muro que levantaban no cumplía con las condiciones”.
Sostiene que en dos ocasiones, el muro, consistente en tambores llenos con concreto, colapsó y avanzó sobre su patio. En total, el cerro ha ocupado cerca de 220 metros cuadrados de su patio.
En estos momentos ella se encuentra en un litigio contra los dueños de la urbanización.
Afectada también se encuentra María Paz Vidaurre, quien vive en el sitio 11 de la urbanización. Ella vio cómo el camino frente a su casa está resquebrajado y la pendiente avanza hacia la construcción.
Luego del terremoto, un pozo de emergencia colapsó y provocó gran derrame de agua. Fueron los mismos vecinos quienes tuvieron que taparlo.
Sostiene que lo más preocupante son las fisuras en la calle. “Ya no dejo a los niños jugar afuera porque temo que el cerro se venga abajo.”
Publicar un comentario

Interesante

La historia que esconde la Rotonda Chipana en Iquique: Los inmigrantes Lucanos

La rotonda Chipana, ubicada en el sector sur de Iquique, albergua una escultura metálica que representa a Felicia Muscio. Cuenta la historia que Felicia Muscio llegó a Iquique a fines de 1800 desde Nápoles, cuando desembarcó en Argentina y cruzó la Cordillera de Los Andes en un caballo con su bebé en brazos. Al llegar a Valparaíso emprendió el viaje a su destino final, Iquique, donde la esperaba su marido Vittorio Sciaraffia. Con este relato, el escultor Antonio Masini plasmó lo que Felicia tuvo que pasar para reencontrarse con su amor y vivir una nueva vida lejos de su hogar. "Felicia de Los Andes" como fue nombrada esta escultura que muestra a una mujer montada sobre un caballo y con su hija en brazos, fue enviada a hacer por la familia Sciaraffia en 2001 para rendir un homenaje a esta mujer que cruzó océanos para comenzar de nuevo. La escultura alcanza los ocho metros de altura, por casi cuatro de ancho y tres y medio de profundidad.  En Iquique, el 22 de mayo los más de 2 m…

Lucia, tarotista profesional: “Leer las cartas del tarot es como la vida misma”

Lucia, tarotista profesional: “Leer las cartas del tarot es como la vida misma”


Son 78 cartas. Cada una de ellas representan una idea, un concepto que permite conocer tu futuro, reafirmar el presente o entender tu pasado. Hombres y mujeres, profesionales o pobladores, todos en algún momento se sienten atraídos por conocer qué les depara el destino, aclarar presentimientos o confirmar engaños. El tarot es una ventana a una manera de enfrentar el mundo y terminar con la incertidumbre del presente.

¿Esoterismo o terapia para los acongojados? Una mezcla de ambas. Para la tarotista Lucía, leer el tarot “es como la vida misma”. A través de las cartas se puede ver la realidad, la situación de la familia, la relación con amigos, los amores y los viajes que se realizaron o se realizarán.
El tarot se basa en la simbología de cada carta. Cada una de ellas representa algún sentido en la vida, desde la pasión, los viajes o la muerte. El sentido se va armando a partir de la ubicación de sus cartas e…

Los criminales que estremecieron a Chile

A pesar de los años en que Julio Pérez Silva sembró el terror en Alto Hospicio, su caso no es único. En Chile existen varios sicópatas que mantuvieron en vilo a la comunidad y lograron burlar por varios meses a las autoridades policiales.
El caso más emblemático corresponde al Chacal de Nahueltoro. El 20 de agosto de 1960, Jorge del Carmen Valenzuela Torres, se acercó hasta su conviviente de 38 años de edad, Rosa Rivas, en busca de la pensión de viudez que la mujer debía retirar cada mes en San Carlos, Séptima Región. Pero en esa ocasión su pareja no tenía el dinero y por ello reaccionó en forma violenta. Tomó la guadaña con la que trabajaba en el campo, le dio muerte en el lugar. Luego, hizo lo mismo con los cinco hijos de la mujer, entre ellos, un bebé.
Horas más tarde, Quelo Dinamarca, dueño del Fundo Chacayal, encontró los cuerpos. De Valenzuela, nada se supo hasta un mes después, cuando la policía lo encontró en el campo.
El "Chacal de Nahueltoro" fue fusilado el 30 de…