Ir al contenido principal

Iquique, Una ciudad de barrios

Barrio El Morro

Capítulo 41


Iquique, Una ciudad de barrios


El Morro


Iquique Siglo XX


Los centros de población en Iquique estuvieron ubicados en un principio en las caletas y posteriormente estos asentamiento fueron conformando los primeros barrios. de esta manera nacieron El Morro, Cavancha, El Colorado, el centro y La Puntilla, pilares desde los cuales se proyectó la ciudad que hoy conocemos. Esta división corresponde a fines del siglo XIX y comienzo del siglo XX.
Nacido y criado en el sector centro de la ciudad, Hugo Marín, quien fue presidente de la Junta de Vecinos Central Nº24, afirma que vivir antiguamente en los barrios de Iquique era una experiencia inolvidable. "Todos se conocían y existía una gran amistad. Aquí celebraciones como cumpleaños, casamientos y bautizos hacían vibrar no sólo a los que festejaban, sino que a todos los vecinos".
Esta forma de vida tan especial fue forjando la "raza" iquiqueña y dándole un cariz muy diferente a kas ciudades del resto del país. La principal característica de sus barrios era la activa vida social que envolvía a todos los sectores económicos y que más tarde desencadenarían en actividades culturales y deportivas que harían famosa a esta "Tierra de Campeones".

Barrio El Morro


El más antiguo centro de residencia de la población iquiqueña es El Morro y una de las principales características que lo constituyó como un lugar singular dentro del folclore iquiqueño, fue su carnaval.
Esta celebración se realizaba en todos los barrios desde principios de siglo.
"Yo llegué al Morro cuando tenía 7 años y el carnaval estaba en pleno apogeo. Todos nos disfrazábamos, incluso los adultos", afirma un antiguo morrino.
Los disfraces le agregaron al carnaval un aspecto fantasioso que le dio fama en todo Chile. Durante la festividad la gente en comparsas salía a bailar y recorrer el barrio y después la ciudad mojando o ensuciando con agua, harina o brillantina que recogía de los cerros a quienes venían a observar", señala Checho González, cantantes y creador de la distinción Dragón de Plata.
Pero al contrario de lo que pudiera pensarse, la gente que asistía, conocía perfectamente los riesgos. "A veces los más jóvenes se sobrepasaban y ocurría algún accidente donde intervenían los carabineros, pero eran hechos aislados, ya que esta era una fiesta familiar donde la gente venía sólo a divertirse".
Dentro de esta festividad había dos días claves, el martes que era el "Día de los picados" y el Miércoles de Ceniza.
El "Día de los picados" era la última ocasión que tenía la gente para desquitarse mojando o ensuciando a quienes habían hecho lo mismo con ellos. "Ese día generalmente el comercio y todos los trabajos cerraban sus puertas desde muy temprano, mientras que los niños se aprovisionaban de agua, harina y brillantina para comenzar una verdadera batalla que sólo terminaba cuando no quedaba nada que tirar".
El "Miércoles de Ceniza" se terminaba con la festividad con una misa realizada por el párroco del barrio y con el entierro de El Carnaval que se iniciaba con una procesión de gente desde la calle Souper por Gorostiaga para bajar por la Plaza Prat. Después la comparsa seguía hacia Baquedano hasta el cine Délfico, actual edificio Atalaya, y regresaba por Vivar para bajar por O'Higgins y continuar a los baños Bellavista, balneario ubicado al lado de la actual piscina alcalde Godoy, donde se enterraba al mono.
A fines de los sesenta el carnaval vuelve a renovarse con la presencia de jóvenes como Freddy Taberna y Manuel Castro, iniciándose también la elección de la primera reina resultando electa Mónica Riveros, una joven morrina de 17 años.
Pero las celebraciones no sólo están relacionadas con el carnaval sino también con el deporte, ya que este barrio es el lugar de nacimiento de clubes como el Deportivo Canadá, fundado en 1959, famoso por la práctica de béisbol, y el Boca Juniors creado en 1945 con especialidades como tenis de mesa, waterpolo, ciclismo, voleibol y fútbol.
Otro rasgo importante son sus personajes entre los que destaca el cura Domingo Ernesto Soto Díaz que comenzó a trabajar como párroco de la Iglesia el Santísimo Sacramento en 1949 y continuó haciéndolo cerca de 40 años, hasta que fue suspendido por la iglesia tras comprobar que hacía vida matrimonial y tenía hijos.
"Era un hombre muy querido por todos y aunque muchos sabían de su esposa e hijos, el excelente trabajo y la vocación que demostraba y la vocación que demostraba hizo que todos los vecinos lo apoyaran cuando la iglesia lo destituyó de su parroquia. era un ejemplo de vida tanto para los niños como para los jóvenes y adultos". afirma González.
Otros de los personas de este barrio pertenecen a las familias Tabera y Soudre, destacándose el Gancho Guille, tío abuelo de los Taberna a quien se le atribuye el saludo de el "avísale", el "Paisoca".
Además estaban en este lugar un florido grupo de pescadores y amantes del mar y la pampa que hicieron época. "El Rasputín eximio nadador campeón de waterpolo, el "Chapalele", y el "Pitigallo", el "Indio Huiro", el "Cojo Figueroa" y "El Piojo" entre otros, le dieron un carácter muy particular y distintivo dentro del folclore iquiqueño.
En cuanto a los servicios presentes en este barrio destacan, la empresa de gas, la refinería de azúcar de la firma Nitrate Agencia Limitada, una maestranza, la fundación Victoria de Vicente y Agustín Jiménez, el edificio y los primitivos muelles utilizados por el embarque de salitre y mercaderías.

Comentarios

  1. ROBINSON CISTERNAS SEGOVIA6:31 p.m.

    Hola! a todo el Barrio El Morro, yo soy morrino, y les falto nombrar a mi viejo "el gato Cisternas" conocido popularmente como el colega... No se les olvide para la otra.

    pd.: Esta super buena la página!

    VIVA IQUIQUE !!! VIVA EL MORRO!!!!

    ResponderEliminar
  2. hola chiquillos del morro ,una acotacion a lo escrito , la primera reina del morro fue mi hermana mayor cecilia riveros (monina). en todo caso yo en ese tiempo tenia 10 anños si no hubiera sido yo la reina del morro. pero igual un saludo a don checho gestor de esta pagina muy buena y me trajo muchos..muchos recuerdos lindos. ¡viva el morro!. YO SOY MONICA RIVEROS, NO SE OLVIDEN DEL CHAMULLO RIVEROS MI PAPÁ. QUE MUCHA GENTE LO CONOCIOY A MI HERMANITO PATRICIO. UN GRAN ESCRITOR..QUE EL SI Q CONOCIA A MUCHA GENTE DEL MORRO ,SI SE ACUERDAN DE EL ME PUEDEN ESCRIBIR A MI CORREO.

    ResponderEliminar
  3. yachiel11:30 a.m.

    hola a todos los amigos del glorioso club el morro,soy hijo Denis Lillo Williams,sldos a el y todos los veteranos del barrio CHICORA,PERICO esperando su recuperacion,Don Raul Echeverria y lso turkos comandados por Jaime Malaga jajajajaj

    ResponderEliminar
  4. ema flores ortiz4:47 p.m.

    a todos los morrinos deseo ubicar lo anters posible ya que me encuentro fuera de la region y me gustaria ubicar al SR MARIO MORENO, un sr bajito blanco que andaba embarcado y su ultimo domicilio era en el sector sur mas exacto en la huantajaya uno,y andaba en¡mbarcado en BELGICA,se los agradecere de todo corazon gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Popular Posts

El mutualismo y mancomunales

El mutualismo fue la principal forma de organización laboral que tuvieron los artesanos a fines del siglo XIX y principios del XX. En 1880 existían 39 de estas instituciones en todo Chile. Su objetivo era el mejoramiento material e intelectual del obrero sobre la base de la ayuda mutua.

Los integrantes de la directiva se preocupaban de la recreación y la formación de pequeñas bibliotecas. También trabajaban en torno a la previsión, la vivienda y el ahorro de sus afiliados. La principal diferencia de una mutual con el sindicato o cooperativa es que se interesan en la situación del obrero sin referirla a su relación con el patrón o con el Estado. Bajo esa perspectiva no se relacionaba con luchas reivindicatorias o enfrentamientos con las figuras de poder.

En tanto que las mancomunales fueron las organizaciones populares más significativas de la primera década del siglo XX. Nacieron y se consolidaron en las minas y puertos nortinos a comienzos de 1900.

Los objetivos en sus inicios no s…

El mutualismo y mancomunales

El mutualismo fue la principal forma de organización laboral que se dieron los artesanos. En 1880 existían 39 de estas instituciones en todo Chile. Su objetivo era cooperar con el mejoramiento material e intelectual del obrero sobre la base de la ayuda mutua. Se preocupaban desde la recreación y la formación de pequeñas bibliotecas, hasta la previsión, la vivienda y el ahorro de sus afiliados.

Las mutuales se interesaron por la situación del obrero sin referirla a su relación con el patrón o con el Estado.
Sin embargo, las mancomunales fueron las organizaciones populares más significativas de la primera década del siglo XX. Nacieron y se consolidaron en las minas y puertos nortinos a comienzos del siglo.
Los objetivos en sus inicios no se diferenciaron mayormente de las sociedades de socorros mutuos o de las mutuales, pero su originalidad estuvo en que, más adelante, asumieron características de centro de vida social y cultural. La mancomunal no se salió de los marcos del sistema esta…

Himno de Iquique

Canciones para la ciudad
El primer himno a Iquique fue compuesto por Baldomero Castro y utilizó el seudónimo de Justo Miralles.
Mario Bahamonde en su libro "Guía de la Producción Intelectual Nortina" indica que Baldomero Castro "compuso el himno en Pisagua en 1889 y está destinado a glorificar la epopeya de Iquique. Se cantó en todas las escuelas de Chile entre 1890 y 1897".
El segundo himno fue creado en 1936 por Roberto López Meneses, "Canto lírico a Iquique". En él enfatizaban las cualidades humanas de los iquiqueños, denominando a la ciudad "pueblo singular".
El tercer himno pertenece a Julio García y se cantó en la década de los 40 y los 50. La letra versa sobre el desierto, el mar, las gestas militares y deportivas.
El músico boliviano Gilberto Rojas, es el autor del vals de Iquique. Nació en Oruro el 10 de marzo de 1916 y falleció el 21 de marzo de 1983, a los 67 años.
La letra del vals se refiere a las bondades del puerto y señala el gran amor…