Ir al contenido principal

La promesa de la nube y la eliminación de Megaupload


Fue una buena experiencia utilizar Megaupload. Fue bonito mientras duró. Sin embargo, nadie pensó que este sitio, líder en su área, tendría una caída tan abrupta y mediática como la ocurrida. Para quienes no lo lograron conocer, Megaupload era el sitio más grande de almacenamiento en la nube e intercambio de archivos. Su utilización era extremadamente sencilla: Subías un archivo y el sitio te entregaba un enlace donde bajar ese material. Ese enlace podía ser utilizado por quienes conocían de su existencia.
Megaupload en sí, guardaba los archivos. El valor agregado estaba en los miles de sitios alrededor del mundo que funcionaban como directorios donde estaban organizados los enlaces de películas, series de televisión y música.
En Megaupload podían subir desde archivos word, videos de tus vacaciones, el material de un trabajo universitario y hasta la película más reciente estrenada en el cine. Megaupload era una gigantesca biblioteca donde encontrabas de todo tipo de archivos, la mayoría de ellos con copyright. Ese fue su pecado principal y también su mayor atractivo.
La caída de Megaupload llama la atención por sus faltas al copyright y también porque existían gran cantidad de usuarios que pagaron por una cuenta premium con el objetivo de eliminar las restricciones de descarga y acceder de manera más fluida a los contenidos que estaban alojados en esta nube.
Esta situación evidencia algo irrefutable y que indica que los usuarios de Internet están dispuestos a pagar por un servicio sencillo, efectivo y rápido que les permita acceder a contenidos que les interesa ya sea música, películas o programas de televisión.
Megaupload es la evidencia empírica que existe un mercado para la distribución de contenido a través de Internet y que la piedra de tope no está en los consumidores, sino que en los dueños de los contenidos con copyright que insisten en potenciar un modelo de negocio centralizado y que, en muchos casos, están basados en la distribución de formatos físicos.
Con la desaparición de Megaupload comienza un nuevo escenario que avanzará en dos direcciones al mismo tiempo. La primera de ellas es la aparición de nuevos proyectos similares e incluso mejores que el extinto Megaupload. Esto ya ocurrió con la desaparición de Napster, el legendario servicio que inició la era de la distribución masiva de música a través de la red. Luego que Napster dejó de funcionar hace más de una década surgieron decenas de servicios similares que aprovecharon la experiencia de su antecesor y avanzaron en la línea de la distribución masiva y descentralizada de los contenidos.
La segunda línea de acción estará dirigida hacia los riesgos que existe en guardar todo en la “nube”. Ahora los usuarios lo pensarán dos veces antes de dejar todo su material particular albergado en servidores lejando que que en cualquier momento pueden ser intervenidos y eliminados si existe alguna denuncia de un gran conglomerado mediático como lo ocurrido con Megaupload.
Lo cierto es que estamos en tiempos turbulentos y los próximos eventos que ocurran serán difíciles de anticipar.
Por lo general Internet siempre da sorpresas en este ámbito. Nadie sabe cuáles serán efectivamente las consecuencias del cierre de Megaupload y la desaparición de los contenidos que albergaba en sus servidores, ya sea material con copyright o los archivos personales del ciudadano a pie.
Publicar un comentario

Interesante

El mutualismo y mancomunales

El mutualismo fue la principal forma de organización laboral que tuvieron los artesanos a fines del siglo XIX y principios del XX. En 1880 existían 39 de estas instituciones en todo Chile. Su objetivo era el mejoramiento material e intelectual del obrero sobre la base de la ayuda mutua.

Los integrantes de la directiva se preocupaban de la recreación y la formación de pequeñas bibliotecas. También trabajaban en torno a la previsión, la vivienda y el ahorro de sus afiliados. La principal diferencia de una mutual con el sindicato o cooperativa es que se interesan en la situación del obrero sin referirla a su relación con el patrón o con el Estado. Bajo esa perspectiva no se relacionaba con luchas reivindicatorias o enfrentamientos con las figuras de poder.

En tanto que las mancomunales fueron las organizaciones populares más significativas de la primera década del siglo XX. Nacieron y se consolidaron en las minas y puertos nortinos a comienzos de 1900.

Los objetivos en sus inicios no s…

Bailes de La Tirana

La gran variedad de colores, ritmos y coreografías es sin duda una de las principales características de esta festividad, donde cada baile expresa de manera distinta su devoción a la Virgen .

Los Chinos


Este baile tiene raíces post hispánicas y fue traído desde el Santuario de Andacollo. Aparece en La Tirana en 1907.
El baile chino posee una jerarquía especial, ya que ellos sacan a la Virgen en procesión. La tradición se impuso a fines del siglo XIX cuando Tarapacá estaba en pleno proceso de chilenización. El Baile Chino era reconocido como una institución antigua que nació en Andacollo, es decir, eminentemente chileno.

Los Chunchos El baile representan a los indígenas de la vertiente oriental de Los Andes con una estructura que nace en Bolivia y data de 1848. Hoy es el único baile del tipo tradicional selvático. Anteriormente estaban los Tobas, Callaguayas, Cambas, Chirihuanos y Llameros, los que asistieron a la construcción del nuevo templo de La Tirana.
Describen bailes en círculos…

Himno de Iquique

Canciones para la ciudad
El primer himno a Iquique fue compuesto por Baldomero Castro y utilizó el seudónimo de Justo Miralles.
Mario Bahamonde en su libro "Guía de la Producción Intelectual Nortina" indica que Baldomero Castro "compuso el himno en Pisagua en 1889 y está destinado a glorificar la epopeya de Iquique. Se cantó en todas las escuelas de Chile entre 1890 y 1897".
El segundo himno fue creado en 1936 por Roberto López Meneses, "Canto lírico a Iquique". En él enfatizaban las cualidades humanas de los iquiqueños, denominando a la ciudad "pueblo singular".
El tercer himno pertenece a Julio García y se cantó en la década de los 40 y los 50. La letra versa sobre el desierto, el mar, las gestas militares y deportivas.
El músico boliviano Gilberto Rojas, es el autor del vals de Iquique. Nació en Oruro el 10 de marzo de 1916 y falleció el 21 de marzo de 1983, a los 67 años.
La letra del vals se refiere a las bondades del puerto y señala el gran amor…