Ir al contenido principal

Iquique después de la Guerra del Pacífico


Después de la guerra
Con la instauración del gobierno chileno en Iquique, comenzó un mayor flujo migratorio desde el sur y hacia la pampa.

Luego de la instauración del municipio, Iquique volvió a su vida normal. El historiador Carlos Donoso indica que el 4 de enero de 1880 se reiniciaron los embarques salitreros.
El gobierno ofreció varios estímulos para el arribo de ciudadanos chilenos a Iquique, que hasta entonces eran minoría. "Entre las medidas adoptadas para el cumplimiento de este objetivo destaca el traslado gratuito para los ex trabajadores salitreros y sus familias que abandonaron la zona una vez ocupada Antofagasta y para todos aquellos que, sin tener un pasado en la zona, quisieran asentarse en estas tierras".
La llegada de los inmigrantes fue generada por los incentivos del gobierno, por la crisis económica que existía en el centro y sur de Chile y las grandes expectativas de los chilenos, hubo un gran movimiento de personas entre 1879 y 1880. Algunos se quedaron en Iquique y otros pasaron directamente a la pampa, ya que eran contratados directamente por agentes en Santiago y Valparaíso. El enganche de salitreros había comenzando en la zona.
Según Carlos Donoso, "lamentablemente la política migratoria del gobierno chileno no consideró las profundas carencias de infraestructura de la región. Iquique, por ejemplo, no sólo carecía de la provisión de alimentos necesaria para satisfacer las necesidades de los recién llegados, sino también del elemento más importante: el agua".
Antes de la ocupación, las autoridades peruanas destruyeron las máquinas condensadoras de agua que aún estaban operativas. Luego de un año de incertidumbre obtuvieron un contrato con la Compañía de Agua de Tarapacá para abastecer a las tropas y los hospitales.


Crecimiento de la ciudad

En enero de 1879 la población de Iquique superaba las once mil personas. Un año después, debido a expulsiones o abandonos espontáneos, el número se redujo a cinco mil habitantes.
A fines de 1880 habían llegado a Iquique más de siete mil chilenos. Esta cifra no incluía a peruanos y otros extranjeros. El investigador Albert Davin explica que Iquique en esa fecha se estaba convirtiendo en "una congregación de hombres que buscan el secreto de la fortuna en la industria y el comercio".
El movimiento comercial de la ciudad luego de la ocupación era evidente. En diciembre de 1880 trabajaban en la ciudad seis médicos, seis abogados, cuatro ingenieros, doce agentes comisionistas, cuatro profesores particulares de piano y danza, dos relojeros y veinte comerciantes de abarrotes.
También se contaba con más infraestructura. Existían siete máquinas condensadoras de agua, dos sucursales de bancos, seis hoteles de calidad, once zapaterías y tiendas de ropa.
Desde 1884 a 1907 el crecimiento de la ciudad era evidente, expandiéndose hacia el sureste, hacia la actual calle José Miguel Carrera.
En Cavancha se instalan varaderos y maestranzas. La península se convierte en un centro de recreación para la gente. En el barrio El Colorado se levantan casas de material ligero, la mayoría son viviendas de pescadores.

Interesante

El mutualismo y mancomunales

El mutualismo fue la principal forma de organización laboral que tuvieron los artesanos a fines del siglo XIX y principios del XX. En 1880 existían 39 de estas instituciones en todo Chile. Su objetivo era el mejoramiento material e intelectual del obrero sobre la base de la ayuda mutua.

Los integrantes de la directiva se preocupaban de la recreación y la formación de pequeñas bibliotecas. También trabajaban en torno a la previsión, la vivienda y el ahorro de sus afiliados. La principal diferencia de una mutual con el sindicato o cooperativa es que se interesan en la situación del obrero sin referirla a su relación con el patrón o con el Estado. Bajo esa perspectiva no se relacionaba con luchas reivindicatorias o enfrentamientos con las figuras de poder.

En tanto que las mancomunales fueron las organizaciones populares más significativas de la primera década del siglo XX. Nacieron y se consolidaron en las minas y puertos nortinos a comienzos de 1900.

Los objetivos en sus inicios no s…

Bailes de La Tirana

La gran variedad de colores, ritmos y coreografías es sin duda una de las principales características de esta festividad, donde cada baile expresa de manera distinta su devoción a la Virgen .

Los Chinos


Este baile tiene raíces post hispánicas y fue traído desde el Santuario de Andacollo. Aparece en La Tirana en 1907.
El baile chino posee una jerarquía especial, ya que ellos sacan a la Virgen en procesión. La tradición se impuso a fines del siglo XIX cuando Tarapacá estaba en pleno proceso de chilenización. El Baile Chino era reconocido como una institución antigua que nació en Andacollo, es decir, eminentemente chileno.

Los Chunchos El baile representan a los indígenas de la vertiente oriental de Los Andes con una estructura que nace en Bolivia y data de 1848. Hoy es el único baile del tipo tradicional selvático. Anteriormente estaban los Tobas, Callaguayas, Cambas, Chirihuanos y Llameros, los que asistieron a la construcción del nuevo templo de La Tirana.
Describen bailes en círculos…

Himno de Iquique

Canciones para la ciudad
El primer himno a Iquique fue compuesto por Baldomero Castro y utilizó el seudónimo de Justo Miralles.
Mario Bahamonde en su libro "Guía de la Producción Intelectual Nortina" indica que Baldomero Castro "compuso el himno en Pisagua en 1889 y está destinado a glorificar la epopeya de Iquique. Se cantó en todas las escuelas de Chile entre 1890 y 1897".
El segundo himno fue creado en 1936 por Roberto López Meneses, "Canto lírico a Iquique". En él enfatizaban las cualidades humanas de los iquiqueños, denominando a la ciudad "pueblo singular".
El tercer himno pertenece a Julio García y se cantó en la década de los 40 y los 50. La letra versa sobre el desierto, el mar, las gestas militares y deportivas.
El músico boliviano Gilberto Rojas, es el autor del vals de Iquique. Nació en Oruro el 10 de marzo de 1916 y falleció el 21 de marzo de 1983, a los 67 años.
La letra del vals se refiere a las bondades del puerto y señala el gran amor…