Ir al contenido principal

Los Ferrocarriles Salitreros en Tarapacá

Locomotora Clase 91-96.
Para movilizar la producción salitrera a los puertos y subir el abastecimiento de alimentación, combustibles y agua necesarios para la población e industria se construyeron entre 1870 y 1903, varias líneas de ferrocarriles que servían a todos los cantones de producción.
En Tarapacá, los más importantes eran los que Iquique a La Noria y de Pisagua a Zapiga. Ambos fueron inaugurados durante 1870. Otro trayecto importante fue el del Cantón Lagunas que iba de Iquique a Patillos por la costa.
En 1882 los ferrocarriles de Iquique y Pisagua pasaron a control de la Nitrate Railway Co. La empresa tiene su sede en Londres y fue controlada por el denominado "rey del salitre" John Thomas North.
Al mismo tiempo los productores independientes de salitre sufrieron el monopolio en los grupos de fletes y crearon dos nuevos ferrocarriles: el de Aguas Blancas a Caleta Buena, en 1893, y de Zapiga a Caleta Junín en 1894. Ambas líneas terminaban en andariveles de 600 metros de alta para bajar al puerto.
En Antofagasta existía el ferrocarril desde el puerto a Cantón Central (1876) y Caleta Coloso a Aguas Blanca (1903). También el de Tocopilla a Cantón Toco (1890) y el de Taltal a Cantón (1883).
De estos siete ferrocarriles, tres eran de capitales ingleses y cuatro de ellos pertenecientes a sociedades mixtas anglo-chilenas, pero administrados por ingleses.
La excepción era el tren hacia Caleta Coloso en Antofagasta que era de una empresa española con maquinaria alemana y administrada por chilenos.
Cada línea tenía su propia maestranza, la mayoría de ellos contaba con ingenieros y técnicos ingleses, lo cual influyó fuertemente en la industria salitrera.
En 1923, el Estado construye el tendido ferroviario del "longino" desde Pueblo Hundido (actual Diego de Almagro) hasta Iquique, uniendo de esta manera todos los ferrocarriles salitreros.

Entradas más populares de este blog

Bailes de La Tirana

La gran variedad de colores, ritmos y coreografías es sin duda una de las principales características de esta festividad, donde cada baile expresa de manera distinta su devoción a la Virgen .

Los Chinos


Este baile tiene raíces post hispánicas y fue traído desde el Santuario de Andacollo. Aparece en La Tirana en 1907.
El baile chino posee una jerarquía especial, ya que ellos sacan a la Virgen en procesión. La tradición se impuso a fines del siglo XIX cuando Tarapacá estaba en pleno proceso de chilenización. El Baile Chino era reconocido como una institución antigua que nació en Andacollo, es decir, eminentemente chileno.

Los Chunchos El baile representan a los indígenas de la vertiente oriental de Los Andes con una estructura que nace en Bolivia y data de 1848. Hoy es el único baile del tipo tradicional selvático. Anteriormente estaban los Tobas, Callaguayas, Cambas, Chirihuanos y Llameros, los que asistieron a la construcción del nuevo templo de La Tirana.
Describen bailes en círculos…

El mutualismo y mancomunales

El mutualismo fue la principal forma de organización laboral que tuvieron los artesanos a fines del siglo XIX y principios del XX. En 1880 existían 39 de estas instituciones en todo Chile. Su objetivo era el mejoramiento material e intelectual del obrero sobre la base de la ayuda mutua.

Los integrantes de la directiva se preocupaban de la recreación y la formación de pequeñas bibliotecas. También trabajaban en torno a la previsión, la vivienda y el ahorro de sus afiliados. La principal diferencia de una mutual con el sindicato o cooperativa es que se interesan en la situación del obrero sin referirla a su relación con el patrón o con el Estado. Bajo esa perspectiva no se relacionaba con luchas reivindicatorias o enfrentamientos con las figuras de poder.

En tanto que las mancomunales fueron las organizaciones populares más significativas de la primera década del siglo XX. Nacieron y se consolidaron en las minas y puertos nortinos a comienzos de 1900.

Los objetivos en sus inicios no s…

Lucia, tarotista profesional: “Leer las cartas del tarot es como la vida misma”

Lucia, tarotista profesional: “Leer las cartas del tarot es como la vida misma”


Son 78 cartas. Cada una de ellas representan una idea, un concepto que permite conocer tu futuro, reafirmar el presente o entender tu pasado. Hombres y mujeres, profesionales o pobladores, todos en algún momento se sienten atraídos por conocer qué les depara el destino, aclarar presentimientos o confirmar engaños. El tarot es una ventana a una manera de enfrentar el mundo y terminar con la incertidumbre del presente.

¿Esoterismo o terapia para los acongojados? Una mezcla de ambas. Para la tarotista Lucía, leer el tarot “es como la vida misma”. A través de las cartas se puede ver la realidad, la situación de la familia, la relación con amigos, los amores y los viajes que se realizaron o se realizarán.
El tarot se basa en la simbología de cada carta. Cada una de ellas representa algún sentido en la vida, desde la pasión, los viajes o la muerte. El sentido se va armando a partir de la ubicación de sus cartas e…