Ir al contenido principal

Proclama a los habitantes de Iquique en 1879


El 24 de noviembre de 1879 el ministro de Guerra en Campaña, comandante Rafael Sotomayor, ordenó la publicación de una proclama dirigida a todos los habitantes de Iquique.
"La ocupación sin resistencia de esta importante plaza, que está desde ayer sometida a las autoridades chilenas, impone a éstas, respecto de los neutrales y de los habitantes pacíficos de la ciudad, deberes que ellas conocen y saben cumplir escrupulosamente".
"A la sombra de la bandera chilena, aquí, como en todas las partes, las garantías individuales hallarán toda clase de respeto y tendrán libre expansión las manifestaciones de la vida activa de un pueblo laborioso. Establecido el orden, que no ha sufrido la más leve perturbación desde el momento en que las autoridades chilenas pisaron este territorio, garantiza la propiedad y asegura la tranquilidad futura de esta comarca, el comercio puede continuar sus labores fecundas bajo la fe de la palabra del gobierno de Chile, que le promete y le dará la más amplia protección".
"Uno de sus ministros lo asegura en su nombre, y los neutrales saben que Chile cumple sus compromisos, muy especialmente cuando ellos tienen por  objeto fomentar las industrias y el comercio, que dan la vida a los pueblos. Tanto mayor derecho tenemos a que se nos crea, cuanto que es sabido que Chile debe al trabajo de sus hijos y a las garantías que hallan en su suelo los extranjeros laboriosos, su larga paz interna, su prosperidad, su riqueza y poderosa vitalidad de que ha sabido dar pruebas en las circunstancias más difíciles de su vida".
"¡Al trabajo! Es la palabra de orden de las autoridades chilenas en Iquique. Que cada uno vuelva a sus labores cotidianas, a reparar con nuevos esfuerzos las calamidades de la guerra y a restablecer la corriente comercial, que es el lazo más sólido de unión entre los pueblos cultos".

Popular Posts

El mutualismo y mancomunales

El mutualismo fue la principal forma de organización laboral que tuvieron los artesanos a fines del siglo XIX y principios del XX. En 1880 existían 39 de estas instituciones en todo Chile. Su objetivo era el mejoramiento material e intelectual del obrero sobre la base de la ayuda mutua.

Los integrantes de la directiva se preocupaban de la recreación y la formación de pequeñas bibliotecas. También trabajaban en torno a la previsión, la vivienda y el ahorro de sus afiliados. La principal diferencia de una mutual con el sindicato o cooperativa es que se interesan en la situación del obrero sin referirla a su relación con el patrón o con el Estado. Bajo esa perspectiva no se relacionaba con luchas reivindicatorias o enfrentamientos con las figuras de poder.

En tanto que las mancomunales fueron las organizaciones populares más significativas de la primera década del siglo XX. Nacieron y se consolidaron en las minas y puertos nortinos a comienzos de 1900.

Los objetivos en sus inicios no s…

Bailes de La Tirana

La gran variedad de colores, ritmos y coreografías es sin duda una de las principales características de esta festividad, donde cada baile expresa de manera distinta su devoción a la Virgen .

Los Chinos


Este baile tiene raíces post hispánicas y fue traído desde el Santuario de Andacollo. Aparece en La Tirana en 1907.
El baile chino posee una jerarquía especial, ya que ellos sacan a la Virgen en procesión. La tradición se impuso a fines del siglo XIX cuando Tarapacá estaba en pleno proceso de chilenización. El Baile Chino era reconocido como una institución antigua que nació en Andacollo, es decir, eminentemente chileno.

Los Chunchos El baile representan a los indígenas de la vertiente oriental de Los Andes con una estructura que nace en Bolivia y data de 1848. Hoy es el único baile del tipo tradicional selvático. Anteriormente estaban los Tobas, Callaguayas, Cambas, Chirihuanos y Llameros, los que asistieron a la construcción del nuevo templo de La Tirana.
Describen bailes en círculos…

Los años dorados del fútbol amateur en Iquique

La época más gloriosa del fútbol amateur iquiqueño ocurrió entre 1935 y 1945. Durante esa época la selección local destacó en varios torneos y en varias ocasiones derrotó elencos que eran considerados profesionales.

Esta transformación ocurrió en el Iquique de las calles de tierra y las veredas de madera. En esa época era común ver deportistas iquiqueños destacados en distintas disciplinas repartidos por todo el país.

La prensa nacional dedicada al tema le daba páginas enteras al deporte iquiqueño y sus figuras. Dentro de ese auge, el fútbol ocupaba un sitial de honor. En la década del cuarenta y en cada oficina salitrera había una cancha de tierra en las que los esforzados trabajadores aprovechaban sus escasos momentos libres bajo el inclemente sol pampino.

Una de esas oficinas, San Enrique, representó a Iquique en un campeonato nacional de fútbol amateur. En 1935 este plantel desarrolló una campaña impecable en el campeonato nacional amateur, doblegando sin mayores complicaciones …