Ir al contenido principal

La gran crisis de la industria salitrera

A mediados de la década de 1940 fue común ver trabajadores que pasaban de salitrera en salitrera, buscando trabajo. A esa altura del siglo XX la industria estaba en franca decadencia y los esfuerzos gubernamentales por asegurar la producción y establecer los precios a nivel internacional fueron inútiles.

La Segunda Guerra Mundial se encontraba en su apogeo, por lo que el bloqueo existente en Europa y la producción de salitre sintético en distintos puntos del planeta hicieron poco atractivo comprar este producto desde un país tan lejano como Chile.
Hacía ya cien años que el salitre chileno reinaba en los mercados internacionales. En 1900 Iquique presentaba un rostro renovado gracias a la efervescente actividad que existía en la pampa.
Luego del desorden en que quedaron las arcas fiscales al finalizar la Guerra del Pacífico, los inversionistas ingleses y chilenos apostaron nuevamente por Tarapacá. Es así como en menos de dos años la producción salitrera alcanzó las 800 mil toneladas métricas, cifra superior en 200 mil toneladas a lo que exportó la zona antes del conflicto bélico. En 1896 la cifra aumentó a un millón 107 mil 45 toneladas.
Al inicio del siglo XX ya funcionaban cerca de 170 salitreras entre Tarapacá y Antofagasta. En 1911 la exportación por Iquique siguió en alza, con 2 millones y medio de toneladas métricas anuales y en 1916 casi llegó a los tres millones.
En tanto que la mano de obra pampina en la provincia llegó a los 21 mil trabajadores, sin contar sus familias.
Incertidumbre
Antes de la Primera Guerra Mundial, Chile controlaba la industria mundial de los fertilizantes. Sin embargo, ese rótulo quedó rápidamente obsoleto a medida que los embarques se distanciaron en el tiempo.
La crisis fue desencadenada completamente en 1921 cuando la producción apenas llegó a poco más de un millón de toneladas, la mitad que en 1919.
Con estas cifras se agudizó el problema de la cesantía, pues cerraron las oficinas más pequeñas y alejadas de la provincia que no fueron capaces de competir con las más grandes y modernas.
Cuando terminó la primera gran Guerra, la situación tendió a normalizarse principalmente por el término del bloqueo económico que existió en gran parte de Europa. En 1929 la producción en Tarapacá alcanzó los tres millones de toneladas métricas. Sin embargo las ventas no alcanzaron a cubrir el sobre stock existente en las bodegas del puerto.
Segunda Guerra Mundial
Los diez años siguientes fueron de incertidumbre para muchas familias que vivieron con el persistente rumor que cerrarían la salitrera en donde trabajaban.  El tiro de gracia llegó en 1939 cuando estalló la Segunda Guerra Mundial y la crisis se agudizó porque los principales mercados se cerraron.
La clausura de oficinas continuó, pero el mayor impacto de todos lo marcó el fin de Alianza, Humberstone y Santa Laura a mediados del siglo XX.
En Tarapacá quedó la moderna oficina Victoria que hizo gala de eficiencia y calidad de vida desde 1943. Luego de 35 años cesó sus funciones el 7 de septiembre de 1978. Para muchos ese año marcó el fin de la época del oro blanco. La vida pampina comenzó a ser un recuerdo.

Intentos por salvar la industria
Múltiples fueron los esfuerzos que hizo la empresa privada por mantener a flote la industria salitrera. Los ejecutivos de bancos en Valparaíso, algunos accionistas de salitreras que habitaban en el norte y otros de Inglaterra, hicieron eco del mismo grito pidiendo al gobierno central que tomara cartas en el asunto para evitar el descalabro económico.
Para el historiador Oscar Bermúdez, el gobierno intervino y lo hizo por una razón muy simple: no podía prescindir de los ingresos que recibía por concepto de impuestos de exportación. Por cuarenta años Chile vivió del sueldo que entregó el "oro blanco". El país no estuvo preparado para perder ese capital. Aún la industria del cobre y la necesidad del mercado mundial no estaban adecuados.
Los salitreros vieron la llegada de tiempos difíciles. Es por ello que crearon la Asociación de Productores de Salitre. Esta organización tuvo como función primordial reunir toda la producción de nitrato y ofrecerlo en conjunto a los diferentes mercados.
De esa manera regularon la oferta, trataron de evitar que los precios bajaran aún más y evitaron que los industriales tuvieran sobre stock en sus bodegas.
Los primeros préstamos
En 1921 la recesión en Tarapacá se hizo sentir. Los industriales salitreros pidieron los primeros préstamos en la historia para solventar los gastos que generaron las faenas. Los bancos en Valparaíso entregaron los recursos para salvar sus inversiones que se remontaban al último cuarto del siglo XIX.
Pero los esfuerzos fueron inútiles. Las ventas y ganancias siguieron en picada. Para salvar la industria en 1930 el Estado chileno, bajo el gobierno de Carlos Ibáñez Del Campo, creó la Corporación de Salitre de Chile, Cosach.
A pesar de los esfuerzos centrales y de los propios empresarios, la organización fracasó. Decretaron su liquidación cuatro años después.
Luego, el Presidente Arturo Alessandri, dio los primeros pasos para impulsar la Corporación de Ventas del Salitre, Covensa, que tuvo como principal función establecer una especie de estanco para la exportación y el comercio de salitre que operaban en Tarapacá y Antofagasta. La organización se centró primordialmente en la producción de nitrato, yodo y subproductos.
En la época de la creación de Covensa, la producción estuvo focalizada en tres grandes consorcios: la Compañía Salitrera de Tarapacá y Antofagasta, la Corporación Salitrera Anglo-Chilena y la Lautaro Nitrate Co., concentrando entre ellas el 90 por ciento de la producción total del nitrato en Chile.
Poco más de treinta años pasaron y Covensa, pese a sus esfuerzos, no logró evitar el descalabro económico que ocurrió en la pampa. De las cien salitreras que funcionaban en Tarapacá a principios del siglo XX, sólo quedaban tres operando para mediados de la década del 60.
En 1968 el presidente Eduardo Frei Montalva decretó el fin de Covensa. A su vez creó a Sociedad Química y Minera de Chile, Soquimich, entidad mixta que funcionó en sus primeros años a través de la Corporación de Fomento, Corfo, haciéndose cargo de las salitreras de María Elena, Pedro de Valdivia y Victoria.
Tres años después el Estado decretó la nacionalización de las salitreras, pero la medida tampoco sirvió.

Avance de Iquique
Cuando la industria y las exportaciones del salitre comenzó su etapa de colapso, varios fueron los intentos por desarrollar la plataforma comercial, infraestructura y servicios que ayudaran a ser más competitiva la industria del caliche.
De acuerdo al historiador Carlos Donoso, estos esfuerzos llegaron tarde y resultaron inútiles.
En 1905 las autoridades inauguraron una sucursal de la Caja Nacional de Ahorros, cuya presencia era reclamada en la ciudad desde la ocupación de Iquique por las fuerzas chilenas.
En 1924 inauguraron la Caja de Seguro Obligatorio, cuando la cesantía arreciaba y nadie podía cotizar.
También ese año comenzó a funcionar el servicio de agua potable organizado por el gobierno. Antes existieron cobros abusivos por las empresas privadas. La diferencia estuvo en que ahora el servicio era fiscal, barato y abundante.
En 1929 inauguraron el Ferrocarril a Pintados. Sólo en 1934, con la creación de la sede local de la Superintendencia de Salitre y Yodo, las autoridades comprendieron que el negocio del nitrato podía ser manejado desde Iquique.
"Las quiebras comerciales comenzaron recién en 1926 cuando comenzó a funcionar en la provincia el Síndico de Quiebras".
Respecto al tema de seguridad ciudadana, Iquique era considerado por muchos como refugio de peligrosos delincuentes. Sólo en 1908 se estableció una oficina de identificación y recién en 1918 funcionó en la ciudad el primer cuartel de Investigaciones.
Antes de 1936, el 85 por ciento de las calles de Iquique era de tierra. Ese año la municipalidad creó la Dirección de Pavimentación. Con ello comenzó un proceso de mejorar la calidad de veredas y las principales arterias de la ciudad.

Resumen del fin
El ocaso de la industria del salitre fue evidente. Hacia 1950 ya se había puesto fin a cien años de prosperidad económica.
El investigador Oscar Bermúdez entrega una síntesis de lo que fue el ciclo salitrero desde una perspectiva referente a los hitos históricos relacionados con la industria.
  • 1780 - 1829
    • La industria estaba en sus albores: tenía un carácter doméstico. Las escasa actividad que se desarrolló a fines del siglo XVIII perteneció a mineros españoles. Estos primeros explotadores de mineral produjeron salitre para elaborar pólvora.
    • En 1810 fueron levantados los primeros establecimientos salitreros. En esta fecha surge la industria. En 1829 el naciente negocio permanece ligado a la pólvora de Perú.
  • 1830 - 1879
    • El nitrato de sodio se convierte en un producto de exportación desde que llegó a Europa y Estados Unidos. En 1830 se independiza de la industria de la pólvora peruana.
    • El salitre comienza a utilizarse como abono para la agricultura y aparecen nuevos mercados en el extranjero. "Desde la década de 1850 el porvenir del salitre está asegurado en el Perú".
    • En 1870 Perú pierde la exclusividad como productor al iniciarse actividades similares en el litoral boliviano y en el norte del territorio chileno. No obstante la zona de Tarapacá continuó siendo el principal productor.
    • La importancia de la industria salitrera en el Perú da oportunidad a una activa política intervencionista y nacionalizadora del Estado peruano. Mientras tanto su desarrollo en Antofagasta complica las relaciones entre Bolivia y Chile. Estos antecedentes forman parte de las bases en que se sustentó la Guerra del Pacífico.
  • 1880 - 1930
    • Este período de 50 años es el más importante en el desarrollo de la historia del salitre.
    • Desde el comienzo de la Guerra del Pacífico, los tres territorios salitreros quedaron entregados a una sola administración. Chile permite establecer normas comunes de política y unificar la legislación en torno al tema.
    • La formación de combinaciones salitreras desde 1884 permitió unificar los intereses de los productores.
    • La industria logra un alto desarrollo, pero ya antes de terminar este período hay perturbaciones importantes derivadas principalmente del avance de la producción sintética extranjera y al atraso de la técnica productora en Chile.
  • 1930 en adelante
    • La situación de inseguridad por la que pasaba la industria desde los comienzos de la Primera Guerra Mundial, caracterizada por altas y bajas en las exportaciones, hace crisis en 1930.
    • Se consideran fracasados y desactualizados los métodos tradicionales de producción, los que deben ser reemplazados del mismo modo que el sistema de administración de los negocios.
    • El salitre deja de ser un aporte sustancial a las entradas nacionales.
    • A pesar de los progresos efectuados en su técnica y régimen comercial, la industria no logró avances en su desarrollo.
 

Entradas más populares de este blog

Bailes de La Tirana

La gran variedad de colores, ritmos y coreografías es sin duda una de las principales características de esta festividad, donde cada baile expresa de manera distinta su devoción a la Virgen .

Los Chinos


Este baile tiene raíces post hispánicas y fue traído desde el Santuario de Andacollo. Aparece en La Tirana en 1907.
El baile chino posee una jerarquía especial, ya que ellos sacan a la Virgen en procesión. La tradición se impuso a fines del siglo XIX cuando Tarapacá estaba en pleno proceso de chilenización. El Baile Chino era reconocido como una institución antigua que nació en Andacollo, es decir, eminentemente chileno.

Los Chunchos El baile representan a los indígenas de la vertiente oriental de Los Andes con una estructura que nace en Bolivia y data de 1848. Hoy es el único baile del tipo tradicional selvático. Anteriormente estaban los Tobas, Callaguayas, Cambas, Chirihuanos y Llameros, los que asistieron a la construcción del nuevo templo de La Tirana.
Describen bailes en círculos…

El mutualismo y mancomunales

El mutualismo fue la principal forma de organización laboral que tuvieron los artesanos a fines del siglo XIX y principios del XX. En 1880 existían 39 de estas instituciones en todo Chile. Su objetivo era el mejoramiento material e intelectual del obrero sobre la base de la ayuda mutua.

Los integrantes de la directiva se preocupaban de la recreación y la formación de pequeñas bibliotecas. También trabajaban en torno a la previsión, la vivienda y el ahorro de sus afiliados. La principal diferencia de una mutual con el sindicato o cooperativa es que se interesan en la situación del obrero sin referirla a su relación con el patrón o con el Estado. Bajo esa perspectiva no se relacionaba con luchas reivindicatorias o enfrentamientos con las figuras de poder.

En tanto que las mancomunales fueron las organizaciones populares más significativas de la primera década del siglo XX. Nacieron y se consolidaron en las minas y puertos nortinos a comienzos de 1900.

Los objetivos en sus inicios no s…

Pueblos Originarios en la Región de Tarapacá, Chile.

Tierra de dinosaurios Hace 65 millones de años, los dinosaurios dominaron esta tierra. En vez de extensos desiertos, en la Región de Tarapacá existían sinuosos ríos y amplios bosques que en nada hacían presagiar la sequedad de hoy. A 70 kilómetros al sureste de Pica se encuentra la Quebrada de Chacarillas. En ese lugar existen varias docenas de huellas de dinosaurios que habitaron el Norte Grande. Las huellas pertenecen al periodo cretácico, que comenzó hace 100 millones de años y se caracterizó por la gran variedad de dinosaurios que existieron.
Las huellas fueron descubiertas en 1962 por paleontólogos norteamericanos. Estudios posteriores establecieron que al menos hubo cuatro especies en esta zona: el estegosaurio, el allosaurio, el iguanodón y el tiranosaurio rex.Presencia humana

Presencia humana Miles de años después, y luego que el mundo enfrentara la última era Glacial, comenzó el poblamiento humano. Los primeros cazadores recolectores y sus familias llegaron al continente ameri…