Ir al contenido principal

Benjamín Vicuña Mackenna (1831 - 1886)

Benjamín Vicuña Mackenna
Benjamín Vicuña Mackenna fue un destacado hombre de letras y político que participó en el desarrollo urbano de Santiago e influyó con sus ideas liberales en los cambios ocurridos durante el siglo XIX en Chile.

Nació en Santiago el 25 de agosto de 1831. Sus padres fueron Pedro Vicuña Aguirre y Carmen Mackenna Vicuña.

Realizó sus estudios en el Instituto Nacional, y siguió Leyes en la Universidad de Chile.

En su juventud participó activamente en política al ser elegido secretario del Club de La Reforma, cargo que también desempeñó en la Sociedad de la Igualdad.

En 1862 y luego de viajes por Estados Unidos y Europa, fue nombrado miembro de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Chile. En 1863 se inició como periodista en la redacción de El Mercurio de Valparaíso.

Vicuña Mackenna se incorporó al Congreso al ser elegido diputado por La Ligua entre 1864 y 1867. Al estallar el conflicto armado con España en el Pacífico, se dirigió a Perú y a Estados Unidos (1865) a cumplir misiones secretas encargadas por el gobierno de Pérez.

Contrajo matrimonio el 4 de marzo de 1867 con su prima Victoria Subercaseaux Vicuña.

En 1872 el gobierno lo nombró intendente de la ciudad de Santiago. En esa labor se le recuerda por la modernización o europeización de la capital de Chile, por el cambio del Cerro Huelén que se transformó en un paseo.

Además, durante su gestión se realizaron o iniciaron obras como el término de la canalización del Mapocho, un camino de circunvalación para toda la ciudad, ampliación de la red de agua potable, un nuevo matadero para los barrios de la zona norte, finalización de las obras del Teatro Municipal, ensachamiento y pavimentación con adoquines de numerosas calles.

Volvió al Congreso tras ser elegido senador por Santiago y Coquimbo.

Se involucró en la Guerra del Pacífico 1879 como orador desde su sillón senatorial o pronunciando discursos sobre los acontecimientos de Iquique, en mayo de ese año. Organizó la Sociedad Protectora de Huérfanos y de las Viudas de la Guerra, invirtiendo sus escasos ahorros en esta causa. Visitó diariamente los hospicios que acogían a los soldados heridos, de cuyas conversaciones se impuso de los detalles de las campañas y acciones militares que publicó en el periódico El Nuevo Ferrocarril, y en obras como Historia de la Campaña de Tarapacá (1880), Historia de la Campaña de Tacna y Arica, e Historia de la Campaña de Lima (1881). Además, publicó un libro con biografías de los soldados muertos en la guerra llamado álbum de las Glorias de Chile.

Vicuña Mackenna se retiró a la vida privada, combinando su pasión por escribir con la administración de una hacienda, en la cual se instaló junto a su esposa. Falleció el 25 de enero de 1886.


- Este artículo está publicado en la sección La Guerra del Pacífico. Más información en el Capítulo 1: Chile en el siglo XIX y en la Bibliografía.

 

Popular Posts

Los criminales que estremecieron a Chile

A pesar de los años en que Julio Pérez Silva sembró el terror en Alto Hospicio, su caso no es único. En Chile existen varios sicópatas que mantuvieron en vilo a la comunidad y lograron burlar por varios meses a las autoridades policiales.
El caso más emblemático corresponde al Chacal de Nahueltoro. El 20 de agosto de 1960, Jorge del Carmen Valenzuela Torres, se acercó hasta su conviviente de 38 años de edad, Rosa Rivas, en busca de la pensión de viudez que la mujer debía retirar cada mes en San Carlos, Séptima Región. Pero en esa ocasión su pareja no tenía el dinero y por ello reaccionó en forma violenta. Tomó la guadaña con la que trabajaba en el campo, le dio muerte en el lugar. Luego, hizo lo mismo con los cinco hijos de la mujer, entre ellos, un bebé.
Horas más tarde, Quelo Dinamarca, dueño del Fundo Chacayal, encontró los cuerpos. De Valenzuela, nada se supo hasta un mes después, cuando la policía lo encontró en el campo.
El "Chacal de Nahueltoro" fue fusilado el 30 de…

El mutualismo y mancomunales

El mutualismo fue la principal forma de organización laboral que tuvieron los artesanos a fines del siglo XIX y principios del XX. En 1880 existían 39 de estas instituciones en todo Chile. Su objetivo era el mejoramiento material e intelectual del obrero sobre la base de la ayuda mutua.

Los integrantes de la directiva se preocupaban de la recreación y la formación de pequeñas bibliotecas. También trabajaban en torno a la previsión, la vivienda y el ahorro de sus afiliados. La principal diferencia de una mutual con el sindicato o cooperativa es que se interesan en la situación del obrero sin referirla a su relación con el patrón o con el Estado. Bajo esa perspectiva no se relacionaba con luchas reivindicatorias o enfrentamientos con las figuras de poder.

En tanto que las mancomunales fueron las organizaciones populares más significativas de la primera década del siglo XX. Nacieron y se consolidaron en las minas y puertos nortinos a comienzos de 1900.

Los objetivos en sus inicios no s…

Himno de Iquique

Canciones para la ciudad
El primer himno a Iquique fue compuesto por Baldomero Castro y utilizó el seudónimo de Justo Miralles.
Mario Bahamonde en su libro "Guía de la Producción Intelectual Nortina" indica que Baldomero Castro "compuso el himno en Pisagua en 1889 y está destinado a glorificar la epopeya de Iquique. Se cantó en todas las escuelas de Chile entre 1890 y 1897".
El segundo himno fue creado en 1936 por Roberto López Meneses, "Canto lírico a Iquique". En él enfatizaban las cualidades humanas de los iquiqueños, denominando a la ciudad "pueblo singular".
El tercer himno pertenece a Julio García y se cantó en la década de los 40 y los 50. La letra versa sobre el desierto, el mar, las gestas militares y deportivas.
El músico boliviano Gilberto Rojas, es el autor del vals de Iquique. Nació en Oruro el 10 de marzo de 1916 y falleció el 21 de marzo de 1983, a los 67 años.
La letra del vals se refiere a las bondades del puerto y señala el gran amor…