Ir al contenido principal

Guerra contra Confederación Perú-Boliviana


A partir de 1830 se produjeron varios conflictos entre Chile y Perú que culminaron en un enfrentamiento armado.
Perú debía a Chile un millón y medio de pesos, más los intereses, que eran parte del préstamo solicitado por Chile a Inglaterra. A esto se sumaban los gastos de la expedición libertadora durante el proceso de independencia.
Desde 1824, el gobierno peruano había subido los derechos de aduanas a los productos agrícolas provenientes de Chile.
Con los almacenes libres, Valparaíso se había convertido en el primer centro comercial del Pacífico. Perú deseaba revertir la situación a favor del puerto de Callao, para lo cual le agregó impuestos especiales a las mercancías provenientes del puerto chileno.
A estos problemas se sumó el hecho que entre 1824 y 1825, el libertador Simón Bolívar dividió el antiguo Virreinato del Perú en dos estados independientes: Perú y Bolivia. Sin embargo, el mariscal boliviano Andrés Santa Cruz deseaba la reunificación.
En 1836, Santa Cruz, que había asumido la presidencia de Bolivia, aprovechó la anarquía interna en Perú, ganó adeptos y fuerza. Es así que invadió el Perú y derrocó al presidente Agustín Gamarra.
Ante el grueso de la población apareció como el salvador del Perú y pudo proclamar la unión de ambas naciones en la Confederación Perú-Boliviana, de la cual se auto nombró su Gran Protector.
Chile no pudo permanecer indiferente ante la política invasora de Santa Cruz, pues el gobierno chileno, ya enemistado con el del Perú por cuestiones aduaneras y comerciales, se consideró amenazado y declaró la guerra a la Confederación.
Portales se dedicó a la tarea de movilizar las tropas y prepararlas para la confrontación. Ordenó al marino español Victorino Garrido que perpetrara un ataque contra la escuadra peruana fondeada en Callao.
Pese a la inferioridad de la escuadra chilena, la gran mayoría de los barcos peruanos fueron capturados. Ante esta situación, la Confederación intentó entablar negociaciones pacíficas.
El gobierno chileno envió a Mariano Egaña a exigir a Santa Cruz la solución de los temas económicos pendientes y la disolución de la Confederación. El Presidente boliviano se rehusó, Egaña dio por declarada la guerra el 28 de diciembre de 1836.
La situación no era muy favorable para Chile, ya que Santa Cruz consiguió el apoyo de Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos. En tanto, los aliados chilenos, Argentina y Ecuador, no se atrevieron a intervenir en el conflicto.
Al mismo tiempo al interior del país existían tensiones entre liberales y conservadores. En Quillota y Valparaíso hubo un intento de motín. Portales fue detenido y llevado hasta el puerto. El intento de motín fue detenido por las fuerzas que estaban ubicadas en el puerto y comandadas por el general Blanco Encalada. De esta manera en el amanecer del 6 de junio de 1837 fue asesinado por parte de oficiales amotinados.
La muerte de Portales no desarmó los planes del gobierno contra la Confederación Perú - Boliviana. El general Blanco Encalada fue mandado al Perú con dos 2.700 hombres. Desembarcó en Quilca y se dirigió a Arequipa. Sin embargo en su trayecto vio que la resistencia era fuerte y que las fuerzas peruanas eran mayores. De esta manera el general chileno decidió pactar con el general Santa Cruz y ambos firmaron el tratado de Paucarpata. En seguida el Ejército Expedicionario volvió a Chile en noviembre de 1837.
La derrota de la primera expedición y la firma del tratado de Paucarpata provocaron disgusto en la sociedad chilena. El presidente Prieto no reconoció el acuerdo y comenzó a preparar una segunda expedición restauradora de la libertad del Perú.
Meses más tarde el general Manuel Bulnes desembarcó cerca de Lima con un Ejército de 6.000 soldados.
El primer enfrentamiento ocurrió en el sector denominado Portada de Guías. Chile ganó y de esta manera el Ejército entró a Lima en agosto de 1838. Posteriormente triunfó en los combates de Matucana y Puente de Buín. Al mismo tiempo el comandante Roberto Simpson, marino inglés y antiguo oficial de Lord Cochrane, rechazaba en Casma las fuerzas navales de la Confederación. Días después las fuerzas restantes del Ejército de Santa Cruz fueron derrotadas en la Batalla de Yungay.


- Este artículo está publicado en la sección La Guerra del Pacífico. Más información en el Capítulo 1: Chile en el siglo XIX y en la Bibliografía.

Popular Posts

El mutualismo y mancomunales

El mutualismo fue la principal forma de organización laboral que tuvieron los artesanos a fines del siglo XIX y principios del XX. En 1880 existían 39 de estas instituciones en todo Chile. Su objetivo era el mejoramiento material e intelectual del obrero sobre la base de la ayuda mutua.

Los integrantes de la directiva se preocupaban de la recreación y la formación de pequeñas bibliotecas. También trabajaban en torno a la previsión, la vivienda y el ahorro de sus afiliados. La principal diferencia de una mutual con el sindicato o cooperativa es que se interesan en la situación del obrero sin referirla a su relación con el patrón o con el Estado. Bajo esa perspectiva no se relacionaba con luchas reivindicatorias o enfrentamientos con las figuras de poder.

En tanto que las mancomunales fueron las organizaciones populares más significativas de la primera década del siglo XX. Nacieron y se consolidaron en las minas y puertos nortinos a comienzos de 1900.

Los objetivos en sus inicios no s…

12 webs donde descargar fotos de stock gratis para usar en tus proyectos

Crear contenido de interés está asociado a contar con imágenes de calidad.
Ofrecer tus servicios a través de un sitio web requiere de imágenes que ilustres y refuercen tus ideas.
Siempre es recomendable utilizar fotos originales y reales de tu negocio. Pero en ocasiones tenemos que recurrir a banco de fotos.
Adjuntamos un enlace donde están disponibles doce servicios que entregan fotografías de calidad con libertad de uso.

Lucia, tarotista profesional: “Leer las cartas del tarot es como la vida misma”

Lucia, tarotista profesional: “Leer las cartas del tarot es como la vida misma”


Son 78 cartas. Cada una de ellas representan una idea, un concepto que permite conocer tu futuro, reafirmar el presente o entender tu pasado. Hombres y mujeres, profesionales o pobladores, todos en algún momento se sienten atraídos por conocer qué les depara el destino, aclarar presentimientos o confirmar engaños. El tarot es una ventana a una manera de enfrentar el mundo y terminar con la incertidumbre del presente.

¿Esoterismo o terapia para los acongojados? Una mezcla de ambas. Para la tarotista Lucía, leer el tarot “es como la vida misma”. A través de las cartas se puede ver la realidad, la situación de la familia, la relación con amigos, los amores y los viajes que se realizaron o se realizarán.
El tarot se basa en la simbología de cada carta. Cada una de ellas representa algún sentido en la vida, desde la pasión, los viajes o la muerte. El sentido se va armando a partir de la ubicación de sus cartas e…