Ir al contenido principal

La fuerza militar chilena previo a la Guerra del Pacífico

Cuando comenzó la guerra en 1879, el Ejército chileno se encontraba mal organizado y con una dotación que se había reducido paulatinamente durante los últimos diez años.
La crisis económica del país agravó aún más los recursos de la institución castrense. Esto se veía aumentado con el ambiente pacifista y el sentimiento de hermandad latinoamérica que existía en la población.
Las fuerzas armadas estaban integradas por el Ejército, la Armada y la Guardia Nacional.
La ley del 12 de septiembre de 1878 había fijado la dotación del Ejército en 3.122 plazas, pero por razones económicas el número se redujo en la práctica a 2.440 plazas. Sin embargo el número efectivo fluctuaba entre los 2.000 y 2.200 hombres.
Lo cierto es que Chile contaba con objetivos políticos claramente definidos y una acuciosa capacidad de organización que le permitiría levantar tres ejércitos en poco m·s de seis meses: El Ejército del Sur, que operaba en la Araucanía, el Ejército del Centro que operaba como reserva, y el Ejército en Campaña, que enfrentaría al Perú y Bolivia. Este último ejército llegó a superar los veinticinco mil hombres. Además, a partir de 1872 Misiones militares chilenas adquirieron de Gran Bretaña, Francia y Prusia armas de última generación, como ametralladoras Gatling, cañones Krupp y fusiles Comblain, material que modernizó su arsenal.


Distribución del Ejército


El Ejército de Línea estaba distribuido en 5 batallones de infantería de 300 plazas cada uno; dos regimientos de caballería a 3 escuadrones de 106 jinetes cada uno; y un regimiento de artillería a dos baterías con un total general de 410 hombres.

Infantería:
- Batallón Buin 1 de línea, 302 plazas.
- Batallón 2º de línea, 321 plazas.
- Batallón 3º de línea, 300 plazas.
- Batallón 4º de línea, 403 plazas.
- Batallón Zapadores, 334 plazas.

Caballería
- Regimiento Cazadores de caballo de 304 plazas.
- Regimiento Granaderos a caballo de 230 plazas.

Artillería
- Un regimiento de 400 plazas.

En total eran 2.594 hombres. Faltaban 528 personas para completar las 3.122 plazas que fijaba la ley de 1878.
Además existía la Escuela Militar que fue declarada en receso en noviembre de 1876. Comenzó a funcionar nuevamente en marzo de 1879 con 37 alumnos.
En 1879 la planta de oficiales era la siguiente: Tres generales de división, 5 generales de brigada, 7 coroneles, 29 tenientes coroneles, 38 sargentos mayores, 100 capitales, 20 ayudantes, 82 tenientes y 117 subtenientes.
En total eran 401 oficiales. Su distribución en el territorio era la siguiente: 100 de ellos estaban  encargados de la instrucción de la Guardia Nacional. Otros 100 era distribuidos en las oficinas militares y 201 estaban en los cuerpos de tropas.
La dotación de suboficiales y clases comprendía en total a 459 personas. Por grados correspondían a 37 sargentos 1º, 142 sargentos 2º, 138 cabos 1º y 142 cabos 2º. Divididos por "armas", habían 216 hombres de infantería, 134 de caballería, 57 para artillería y 52 en zapadores

Ubicación


Gran parte del Ejército de Línea estaba en la frontera con la Araucanía. El resto cubría las guarniciones de Santiago y Valparaíso. De acuerdo con la "Memoria de Guerra de 1878" las unidades de tropa cubrían las siguientes guarniciones del país.
El Batallón Buin 1º de línea prestaba servicios en Collipulli. En tanto que el Batallón 2º  de línea tenía 2 compañías en Valparaíso; 1 compañía en Cañete y otra en Toltén. El Batallón 3º de línea estaba en Angol. El 4º de línea tenía su sede en Santiago. El batallón Zapadores estaba radicado en Lumaco. Los   Regimientos Cazadores y Granaderos a a Caballo funcionaban en Santiago y la frontera. A su vez el Regimiento de Artillería estaba en Santiago y Valparaíso.



Reclutamiento

El servicio militar obligatorio se estableció en 1833, pero en la pr·ctica no era aplicado. El reclutamiento consistía en el enganche voluntario con una prima en dinero a través de un contrato.

Guardia Nacional

Era una agrupación que no poseía todas las características de un cuerpo militar profesional y jerarquizado. Su objetivo era ser un elemento de reserva. Los ciudadanos inscritos en los registros debían reunirse los domingo o días festivos en lugares públicos a fin de recibir instrucción militar. De acuerdo a la época, "la Guardia Nacional alejaba al individuo de la taberna en sus horas de ocio y contribuía a mantener en el hábito de la disciplina y el cariño por las armas".

Armamento y munición

La infantería usaba el fusil Comblain, modelo 1873, francés, era considerado como el mejor de acuerdo a sus condiciones balísticas.
Existían además cerca de 40.000 fusiles Chassepo, modelo 1874, francés; Beaumont, modelo 1871. En os arsenales había 2.800.000 cartuchos comblain y en los depósito de la Araucanía. 49.730. En total habían 2.849.730 cartuchos.
La CaballerÌa tenía el sable y la carabina. Esta ultima de las marchas Winchester y Spencer.
La artillería tenía 75 piezas de campaña en el parque. 14 cañones de campaña Krupp, 4 cañones de montaña y 6 ametralladoras Gatling.
En la maestranza de Limache se habían construido 12 cañones de campaña, 12 cañones de montaña y 6 cañones de bronce para montaña.
Publicar un comentario

Interesante

La historia que esconde la Rotonda Chipana en Iquique: Los inmigrantes Lucanos

La rotonda Chipana, ubicada en el sector sur de Iquique, albergua una escultura metálica que representa a Felicia Muscio. Cuenta la historia que Felicia Muscio llegó a Iquique a fines de 1800 desde Nápoles, cuando desembarcó en Argentina y cruzó la Cordillera de Los Andes en un caballo con su bebé en brazos. Al llegar a Valparaíso emprendió el viaje a su destino final, Iquique, donde la esperaba su marido Vittorio Sciaraffia. Con este relato, el escultor Antonio Masini plasmó lo que Felicia tuvo que pasar para reencontrarse con su amor y vivir una nueva vida lejos de su hogar. "Felicia de Los Andes" como fue nombrada esta escultura que muestra a una mujer montada sobre un caballo y con su hija en brazos, fue enviada a hacer por la familia Sciaraffia en 2001 para rendir un homenaje a esta mujer que cruzó océanos para comenzar de nuevo. La escultura alcanza los ocho metros de altura, por casi cuatro de ancho y tres y medio de profundidad.  En Iquique, el 22 de mayo los más de 2 m…

Lucia, tarotista profesional: “Leer las cartas del tarot es como la vida misma”

Lucia, tarotista profesional: “Leer las cartas del tarot es como la vida misma”


Son 78 cartas. Cada una de ellas representan una idea, un concepto que permite conocer tu futuro, reafirmar el presente o entender tu pasado. Hombres y mujeres, profesionales o pobladores, todos en algún momento se sienten atraídos por conocer qué les depara el destino, aclarar presentimientos o confirmar engaños. El tarot es una ventana a una manera de enfrentar el mundo y terminar con la incertidumbre del presente.

¿Esoterismo o terapia para los acongojados? Una mezcla de ambas. Para la tarotista Lucía, leer el tarot “es como la vida misma”. A través de las cartas se puede ver la realidad, la situación de la familia, la relación con amigos, los amores y los viajes que se realizaron o se realizarán.
El tarot se basa en la simbología de cada carta. Cada una de ellas representa algún sentido en la vida, desde la pasión, los viajes o la muerte. El sentido se va armando a partir de la ubicación de sus cartas e…

Los criminales que estremecieron a Chile

A pesar de los años en que Julio Pérez Silva sembró el terror en Alto Hospicio, su caso no es único. En Chile existen varios sicópatas que mantuvieron en vilo a la comunidad y lograron burlar por varios meses a las autoridades policiales.
El caso más emblemático corresponde al Chacal de Nahueltoro. El 20 de agosto de 1960, Jorge del Carmen Valenzuela Torres, se acercó hasta su conviviente de 38 años de edad, Rosa Rivas, en busca de la pensión de viudez que la mujer debía retirar cada mes en San Carlos, Séptima Región. Pero en esa ocasión su pareja no tenía el dinero y por ello reaccionó en forma violenta. Tomó la guadaña con la que trabajaba en el campo, le dio muerte en el lugar. Luego, hizo lo mismo con los cinco hijos de la mujer, entre ellos, un bebé.
Horas más tarde, Quelo Dinamarca, dueño del Fundo Chacayal, encontró los cuerpos. De Valenzuela, nada se supo hasta un mes después, cuando la policía lo encontró en el campo.
El "Chacal de Nahueltoro" fue fusilado el 30 de…