Ir al contenido principal

Situación militar del Perú y Bolivia antes de la Guerra del Pacífico


Perú


La capacidad militar del Perú no había logrado mantener una relación con la creciente prosperidad económica experimentada en la década de 1870 pues el gobierno del presidente Manuel Pardo había reducido fuertemente los gastos militares como parte de la política civilista de neutralizar el papel dominante de las fuerzas armadas. Al asumir la presidencia, Mariano Prado encontró sus opciones limitadas y como el Per˙ volvió a sumirse en una crisis financiera, no pudo hacer las correcciones del caso.
En el Ejército y Marina del Perú, el personal era reclutado a través del sistema de "enganche". Al estallar la guerra, el Per˙ contaba con un Ejército de 7.000 plazas en total, de las cuales 2679 eran jefes y oficiales.
Benjamín Vicuña Mackenna habla de 4200 plazas de soldados y de 387o eran jefes.
El coronel peruano Dellepiane manifiesta que el ejército de su patria: " no alcanzaba en pie de paz sino cerca de los 5000 hombres, incluyendo la gendarmería.
De acuerdo a la Dirección General de Estadística de Perú, en 1879, el ejército de ese país estaba organizado en 7 batallones de infantería, 3 regimientos de caballería y 2 regimientos de artillería, con un total de 5613 plazas.
El servicio de sanidad, contaba con 57 cirujanos y la Hacienda Militar con 10 empleados. Existía desde enero de 1869 el Colegio Militar, para la formación de oficiales y una Escuela de Cabos, para la de suboficiales y clases.
Los armamentos eran de diferentes sistemas y modelos. La infantería usaba fusiles comblain, Chasspot, CataÒÛn, Remington, Beaumont, Minie, Springfield. Las carabinas eran Spencer, Henry, Zinder y MiniÈ y los revólveres Lefaucheux  y Colt.
El Ejército tenía distribuidas sus unidades a través del territorio de la república. Tal repartición hacía imposible tener organizadas las unidades mayores y con ello la instrucción práctica que se hacía deficiente.
Como reserva Perú tenía una Guardia Nacional de 65.000 hombres en 1879.
Al comenzar en 1879, la Escuadra Peruana contaba con los siguientes buques: los blindados Huáscar e Independencia, los monitores Manco Capac y Atahualpa y las corbetas Unión y Pilcomayo. Además poseía los transportes Chalaco, Talismán y Limeña.
La ubicación del teatro de operaciones marítimo estaba enorme distancia de la base de la Escuadra chilena en Valparaíso, lo que significó una considerable limitación logística.
La Armada enemiga, en cambio, aunque con base principal en El Callao, disponía de un apoyo más efectivo a sus operaciones en las bases secundarias de Arica, Ilo e Islay.
Al inicio de la guerra, la Escuadra peruana estaba prácticamente desmantelada en El Callao. Las calderas de la "Independencia" estaban en tierra y el "Huáscar" se encontraba desartillado.




La Armada Peruana









La Armada peruana contaba con los siguientes buques :
-Monitores blindados "Manco Cápac" y "Atahualpa"; 17 años en servicio;
andar de 3,5 nudos, y 2 cañones de 500 lbs.

-Monitor blindado "Huáscar": 14 años en servicio; andar de 11 nudos; casco de fierro acorazado; 2 cañones de 300 lbs. en una torre giratoria; 2 de 40 lbs. y 1 de 12 lbs; dotación de 200 hombres.

-Fragata blindada "Independencia": 15 años de servicio; andar de 12,5 nudos; casco de fierro, 2 cañones de 150 lbs., 12 de 70 lbs., 4 de 32 lbs., y 4 de 9 lbs.

-Corbeta "Unión": 15 años en servicio; andar de 12,5 nudos; casco de madera, y 14 cañones de 70 lbs.

-Cañonera "Pilcomayo": 15 años en servicio; andar de 10,5 nudos; casco de madera; 2 cañones de 70 lbs., 4 de 40 lbs. y 4 de 12 lbs.




Bolivia

 
Bolivia prácticamente no disponía de escuadra. Años antes que estallara el conflicto con Chile, aquel país contaba con una fuerza naval muy modesta, compuesta por el viejo bergantín General Sucre, incorporado a su flotilla en el año 1844, cuya función era resguardar las costas del litoral desde Paposo hasta el río Loa. También poseía el bergantín María Luisa, de 240 toneladas de desplazamiento, en mal estado de conservación, el mismo que fue rematado en 1872.
Otra nave era la cañonera El Morro, embarcación pequeña pero moderna adquirida en 1875 y puesta al servicio del Ingeniero Francés Andrés Bresson, contratado por el gobierno de La Paz para efectuar estudios y exploraciones científicas en el Litoral boliviano. Había otros buques de menor porte que conjuntamente con los barcos de la flota mercante, entre ellos el Potosí, el Bolívar, el Charchamocha y el Elisa, serían capturados por la marina chilena durante la ocupación del litoral boliviano.
Existen varias cifras sobre el ejército boliviano. Para el ejército de línea se calculaban 2000 hombres y para la guardia nacional uno 54.500.
Vicuña Mackenna hablaba de 2232 plazas de acuerdo con documentos de origen boliviano.
Bulnes dice: "Constaba  entonces el Ejército boliviano de 3000 plazas incompletas, distribuidas en tres cuerpos de infantería y dos de caballería. El cuerpo de lujo era el de los colorados, base del orden político existente en la Época. Estaba armado con rifles remington, mientras los otros fusiles tenían de fulminante o piedra".
El coronel boliviano Julio Díaz Daza afirma que, al estallar la guerra, Bolivia "no contaba sino con 2165 soldados sin instrucción, carentes de armas y otros pertrechos de guerra, comandados por 18 generales, 35 coroneles, 97 comandantes, 120 sargentos mayores, 100 capitanes, 184 tenientes y 72 subtenientes".
El servicio sanitario contaba con 11 cirujanos y la Hacienda Militar con nueve empleados.

Una versión boliviana de la Época indicaba que el ejército de ese país, ?competía en modestia con su fuerza naval, pues se componía de un general de división, un general de brigada, nueve coroneles y otros oficiales que en conjunto sumaban 359. La tropa estaba constituida por 1,522 soldados armados con fusiles Remington, Martini y Winchester. La caballería constaba de 200 hombres y la artillería sólo poseía dos cañones rayados, dos ametralladoras de calibre mayor, dos de calibre menor y 95 rifles de Sharfo.
Publicar un comentario

Interesante

La historia que esconde la Rotonda Chipana en Iquique: Los inmigrantes Lucanos

La rotonda Chipana, ubicada en el sector sur de Iquique, albergua una escultura metálica que representa a Felicia Muscio. Cuenta la historia que Felicia Muscio llegó a Iquique a fines de 1800 desde Nápoles, cuando desembarcó en Argentina y cruzó la Cordillera de Los Andes en un caballo con su bebé en brazos. Al llegar a Valparaíso emprendió el viaje a su destino final, Iquique, donde la esperaba su marido Vittorio Sciaraffia. Con este relato, el escultor Antonio Masini plasmó lo que Felicia tuvo que pasar para reencontrarse con su amor y vivir una nueva vida lejos de su hogar. "Felicia de Los Andes" como fue nombrada esta escultura que muestra a una mujer montada sobre un caballo y con su hija en brazos, fue enviada a hacer por la familia Sciaraffia en 2001 para rendir un homenaje a esta mujer que cruzó océanos para comenzar de nuevo. La escultura alcanza los ocho metros de altura, por casi cuatro de ancho y tres y medio de profundidad.  En Iquique, el 22 de mayo los más de 2 m…

Lucia, tarotista profesional: “Leer las cartas del tarot es como la vida misma”

Lucia, tarotista profesional: “Leer las cartas del tarot es como la vida misma”


Son 78 cartas. Cada una de ellas representan una idea, un concepto que permite conocer tu futuro, reafirmar el presente o entender tu pasado. Hombres y mujeres, profesionales o pobladores, todos en algún momento se sienten atraídos por conocer qué les depara el destino, aclarar presentimientos o confirmar engaños. El tarot es una ventana a una manera de enfrentar el mundo y terminar con la incertidumbre del presente.

¿Esoterismo o terapia para los acongojados? Una mezcla de ambas. Para la tarotista Lucía, leer el tarot “es como la vida misma”. A través de las cartas se puede ver la realidad, la situación de la familia, la relación con amigos, los amores y los viajes que se realizaron o se realizarán.
El tarot se basa en la simbología de cada carta. Cada una de ellas representa algún sentido en la vida, desde la pasión, los viajes o la muerte. El sentido se va armando a partir de la ubicación de sus cartas e…

Pueblos Originarios en la Región de Tarapacá, Chile.

Tierra de dinosaurios Hace 65 millones de años, los dinosaurios dominaron esta tierra. En vez de extensos desiertos, en la Región de Tarapacá existían sinuosos ríos y amplios bosques que en nada hacían presagiar la sequedad de hoy. A 70 kilómetros al sureste de Pica se encuentra la Quebrada de Chacarillas. En ese lugar existen varias docenas de huellas de dinosaurios que habitaron el Norte Grande. Las huellas pertenecen al periodo cretácico, que comenzó hace 100 millones de años y se caracterizó por la gran variedad de dinosaurios que existieron.
Las huellas fueron descubiertas en 1962 por paleontólogos norteamericanos. Estudios posteriores establecieron que al menos hubo cuatro especies en esta zona: el estegosaurio, el allosaurio, el iguanodón y el tiranosaurio rex.Presencia humana

Presencia humana Miles de años después, y luego que el mundo enfrentara la última era Glacial, comenzó el poblamiento humano. Los primeros cazadores recolectores y sus familias llegaron al continente ameri…