Proclama a los habitantes de Iquique en 1879


El 24 de noviembre de 1879 el ministro de Guerra en Campaña, comandante Rafael Sotomayor, ordenó la publicación de una proclama dirigida a todos los habitantes de Iquique.
"La ocupación sin resistencia de esta importante plaza, que está desde ayer sometida a las autoridades chilenas, impone a éstas, respecto de los neutrales y de los habitantes pacíficos de la ciudad, deberes que ellas conocen y saben cumplir escrupulosamente".
"A la sombra de la bandera chilena, aquí, como en todas las partes, las garantías individuales hallarán toda clase de respeto y tendrán libre expansión las manifestaciones de la vida activa de un pueblo laborioso. Establecido el orden, que no ha sufrido la más leve perturbación desde el momento en que las autoridades chilenas pisaron este territorio, garantiza la propiedad y asegura la tranquilidad futura de esta comarca, el comercio puede continuar sus labores fecundas bajo la fe de la palabra del gobierno de Chile, que le promete y le dará la más amplia protección".
"Uno de sus ministros lo asegura en su nombre, y los neutrales saben que Chile cumple sus compromisos, muy especialmente cuando ellos tienen por  objeto fomentar las industrias y el comercio, que dan la vida a los pueblos. Tanto mayor derecho tenemos a que se nos crea, cuanto que es sabido que Chile debe al trabajo de sus hijos y a las garantías que hallan en su suelo los extranjeros laboriosos, su larga paz interna, su prosperidad, su riqueza y poderosa vitalidad de que ha sabido dar pruebas en las circunstancias más difíciles de su vida".
"¡Al trabajo! Es la palabra de orden de las autoridades chilenas en Iquique. Que cada uno vuelva a sus labores cotidianas, a reparar con nuevos esfuerzos las calamidades de la guerra y a restablecer la corriente comercial, que es el lazo más sólido de unión entre los pueblos cultos".

Tres pilares marcan la historia de Iquique

Tres temas marcan a Iquique y resumen a esta ciudad. Mirar estos tres libros es una manera de conocer esta tierra.

Prat, una tragedia, retrata el último día en la vida de Arturo Prat. Está novelado, lleno de detalles históricos y emociona por el retrato más humano del héroes sin llegar a los extremos que expone Baradit.

Santa María de las flores negras retrata el conflicto social que vivió Iquique en 1907. Describe personajes memorables y retrata una de las mayores tragedias del siglo XX.

La Tirana, así pasen los años es un compendio de crónicas y relatos que muestran la evolución de la fiesta religiosa desde 1891 a 1973.

Entradas más populares de este blog

Bailes de La Tirana

La Reina del Tamarugal

El mutualismo y mancomunales

¿Dudas o una consulta? Escríbeme...

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *