Recortes de prensa de la huelga de 1907 en Iquique

Para el investigador Sergio González la Matanza de la Escuela Santa María marcó para siempre el movimiento sindical y obrero chileno. Los hechos ocurridos el 21 de diciembre de 1907 no fueron olvidados, como tampoco las reivindicaciones sociales que exigían los trabajadores. Todas ellas permanecieron latentes hasta que en 1912 se fundó en Iquique el Partido Obrero Socialista.

Aparte de la importancia en la lucha social, la gran huelga del salitre da paso a la conciencia multinacional.

A juicio del sociólogo Bernardo Guerrero, el movimiento reivindicatorio tuvo como característica particular la participación de chilenos, peruanos, argentinos y bolivianos.

"Más que una sensación de chilenidad, que si existía, había además un ambiente de ser iquiqueño o tarapaqueño".


El Tarapacá: 24 de diciembre de 1907


El diario El Tarapacá consignó la matanza tres días después de ocurrido el hecho:

Los huelguistas 
Por mucho que reflexionemos al respecto no acertamos á comprender la obcecación e insensatez de los huelguistas al resistir y desobedecer tan obstinadamente la orden de la autoridad
¿Qué era lo que se les pedía? Que desalojaran el local que ocupaban y que se les había cedido graciosamente y que se trasladasen al Club de Sport
¿Porqué se negaron a aceptar una orden tan razonable?
¿Porqué adoptaron una actitud abiertamente sediciosa, mofándose de las fuerzas militares y llegando á insultar al general Silva Renard y demás jefes militares que les suplicaban que no los pusieran en la dolorosa obligación de ejecutar la orden que se les había impartido, por medio de la fuerza?
Lo único que vemos claro es que la obra perniciosa de los agitadores había producido su efecto y que esa gente que en el ochenta por ciento ni se daba cuenta del objeto y fin de sus trabajos había perdido absolutamente el criterio y la razón.
Como es de costumbre, esos cabecillas sin conciencia, después de enardecer á sus compañeros inocentes y de lanzarlos al sitio de mayor peligro, huyeron á donde no les alcanzara el justo castigo de su criminal conducta, de tal modo que mientras aquellos caían heridos; ellos escapaban ilesos, dejando á sus compañeros burlados.
La mano de la justicia debe caer implacable sobre esos miserables, causantes y provocadores del sangriento suceso de que nos ocupamos.

El Tarapacá: 27 de diciembre de 1907


Los heridos 
Pasados los primeros momentos de desorden empezaron a llegar a la Escuela Santa María muchas personas que procuraban por todos sus medios proporcionar alivio á los heridos.
El cuerpo médico de la ciudad trabajó con una laboriosidad y constancia digna de todo encomio, haciendo las primeras curaciones a los heridos y enviándolos enseguida al Hospital.
Los doctores Aliaga, Gómez, Heuhaus, Stanley, Campos, Bidart y el cuerpo de camilleros no descansaron un punto hasta que la noche les impidió continuar en su obra humanitaria.
Los heridos cuyo número exacto no nos ha sido posible obtener, se medicinan actualmente en el Hospital, donde han sido habilitadas al efecto varias salas y son atendidos por los doctores Marín, Puelma, Rivera, Tapia, Meriggio y Villalón.
Opinión pública
Es incuestionable que cualquiera que sea el criterio con que se aprecie la acción de la autoridad y de la fuerza militar, el desenlace se impuso el día sábado en forma tal que habría sido peligroso y hasta incomprensible postergar la solución siquiera por unas cuantas horas más.
Por sobre la autoridad del señor Intendente de la Provincia, con el comité huelguista y los agitadores se veía constituido en la ciudad un poder organizado, irresponsable y hasta absolutamente incapaz de contener á la masa en un momento dado.
Este comité huelguista, alentado por la contemporización que inspirara el sano y patriótico deseo de terminar con la huelga pacíficamente, se creyó poderoso y hasta irresistible y tomó la actitud benévola de la Intendencia por debilidad ó temor.
Así se comprende que incitara á los huelguistas á mantenerse unidos y resistentes, que se creyera con derecho para dar pases de tráfico y obligar por la fuerza á la huelga general y unánime que dirigiera á la autoridad la nota citada más arriba y que en buena cuenta ese comité soberbio llegara hasta no medir la profundidad del precipicio en que arrojaba a tanta gente engañada con la resistencia á las órdenes de la autoridad militar.

Impresiones fuera de Iquique

La tragedia del 21 de diciembre causó gran impresión en Lima. El diario "El Comercio" indicaba "que en este contienente, donde el problema social recién principia a delinearse se susciten ante una de sus manifestaciones que mantenía aún en los límites de una resistencia pasiva, conflictos tanto o más crueles y sangrientos, que aquellos de que suelen ser periódicamente teatro los viejos países de Europa".

El diario "La Patria" de Valparaíso indica en su edición del 26 de diciembre que "ha sido una falsificación general de documentos oficiales. Por tanto, estamos en presencia de una adulteración sistemática de la verdad".

También en su editorial indican que la masacre "envuelve no sólo a los chilenos, sino al elemento obrero de Perú, Bolivia y Argentina. Incluso ha olvidado que el líder del movimiento fue un hijo de norteamericano, José Brigg, conocido como El Rucio, entre sus camaradas chilenos y peruanos".

El líder del movimiento sindican chileno, Luis Emilio Recabarren, se encontraba en Buenos Aires cuando ocurrió la matanza de la Escuela Santa María.

La opinión de Recabarren

Recabarren escribe un artículo que fue publicado en "La Vanguardia" de Buenos Aires. El texto fue reproducido por "La Voz del Obrero" de Taltal en la edición del 13 de enero de 1908. Tituló el artículo como "La barbarie burguesa en acción" e indicaba que "el pueblo de Chile es de índole altiva. Trabaja mansamente, se deja explotar con resignación, pero es un león cuando se cansa de sufrir, cuando se ve colmado de abusos. En la mayor parte de sus acciones ha empleado la violencia para repeler la barbarie burguesa".

Agrega que "la violencia empleada como respuesta a los ataques de la tropa no ha señalado jamás una victoria obrera. Ni una sola conquista, en las luchas económicas, ha seguido a las irrupciones populares. Al contrario, los capitales aprovechando ese anonadamiento que sigue a los sucesos luctuosos se han aprovechado cínicamente para salir airosos y vencedores en sus explotaciones vergonzosas del trabajo de los obreros".

Recabarren concluye que es necesario realizar "un cambio de táctica más inteligente, menos violenta, más eficaz, menos bulliciosa: la organización poderosa y perfecta del proletariado en el terreno económico, político y cooperativo para sustituir inteligentemente, por estos tres caminos, a la sociedad actual".


Huelga de 1907

Crisis en la Pampa: Matanza en la Escuela Santa María
La importancia de la huelga de 1907.
21 de diciembre de 1907
Reflexiones luego de finalizada la huelga.
Una pequeña reseña

Imágenes

Edificio de la Aduana

Contexto social

Tarapacá entra al Siglo XX
La cuestión social.
La conciencia social
Mundo salitrero

Tres pilares marcan la historia de Iquique

Tres temas marcan a Iquique y resumen a esta ciudad. Mirar estos tres libros es una manera de conocer esta tierra.

Prat, una tragedia, retrata el último día en la vida de Arturo Prat. Está novelado, lleno de detalles históricos y emociona por el retrato más humano del héroes sin llegar a los extremos que expone Baradit.

Santa María de las flores negras retrata el conflicto social que vivió Iquique en 1907. Describe personajes memorables y retrata una de las mayores tragedias del siglo XX.

La Tirana, así pasen los años es un compendio de crónicas y relatos que muestran la evolución de la fiesta religiosa desde 1891 a 1973.

Entradas más populares de este blog

Bailes de La Tirana

La Reina del Tamarugal

El mutualismo y mancomunales

¿Dudas o una consulta? Escríbeme...

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *