Ir al contenido principal

José Santos Ossa Vega


Nació en Huayco en 1827. A los 12 años se radicó en Vallenar. Huérfano a temprana edad, se educó en forma autodidacta. Vivió de allegado en varios hogares de familias vinculadas a la fundición y compra de minerales. En Vallenar trabajó para la familia Walker, de Vallenar, donde adquirió sus primeros conocimientos de Química, Mineralogía, Contabilidad, Inglés, y su afición por la lectura.
 En su juventud recorrió las zonas agrícolas de San Carlos y Chillán. Luego de una breve permanencia en Iquique, Ossa se instala en Cobija en 1845. En un principio se dedicó a la compraventa de minerales, pero las facilidades concedidas por los abundantes depósitos de guano que existían en el ·rea lo convencieron para cambiar de rubor.
En 1855 fallece la primera esposa de José Santos Ossa, Melchora Ruiz. Ese mismo año viajó a Iquique, donde conoció a su futuro socio, Francisco Puelma.
De vuelta a Cobija, inicia el proyecto de construcción, junto a José Artola, de una planta desaladora de agua y comienza nuevamente la explotación a gran escala de los depósitos de guano., lo que le generar· una pequeÒa fortuna con la que se retira Chillán. Sin embargo, a los pocos meses regresarÌa a la zona.
Dos expediciones realizadas en abril y diciembre de 1860, lo ponen en contacto con los yacimientos de salitres de Cuevitas y Salar del Carmen.
La crisis económica de 1861 le hizo perder sus propiedades y sus activos. Regresó a Cobija a comenzar todo nuevamente. Fue nombrado cónsul honorario de Chile en territorio boliviano, y sus hijos volvieron de Europa, donde los había enviado a estudiar.
En 1863 inició nuevas exploraciones al desierto en busca de yacimientos de plata, para reunir capital, pero sufrió una nueva tragedia: el 10 de diciembre de 1865 se quemaron su casa y sus bodegas de trabajo, donde tenÌa las maquinarias y maderas.
Seis años después se establece en la Caleta de La Chimba, la que gracias a su empuje y negocios creció hasta transformarse en el puerto de Antofagasta. En ese periodo José Santos Ossa y Francisco Puelma se asocian y crearon la Sociedad Explotadora del Desierto de Atacama, entidad que crecerÌa hasta entrar en negociaciones con Gibas y CÌa. Posteriormente mantienen relaciones comerciales con las Casas Melbourne, Clark Smith y Agustín Edwards Ossandón en 1869.
Su aporte más significativo para el desarrollo de Antofagasta fue el lograr que las naves de la Pacific Steam Navegation Company consideraran a este puerto entre sus escalas.
En 1872 la Compañía de Ossa y Puelma se transformÛ en Sociedad Anónima bajo el nombre de Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta.
Al conocerse el descubrimiento de yacimientos superficiales de guano en las Islas de San Ambrosio y San Féix, ubicadas a 950 kilómetros frente a Chañaral, José Santos Ossa organizó una expedición para investigar los depósitos. Embarcado en el vapor ìFanny Hareî, zarparon desde el puerto peruano de El Callao, navegando durante dos semanas hasta llegar a su objetivo.
José Santos Ossa murió en el mar el 13 de Agosto de 1878. Contagió una neumonía. No pudo llegar al continente para recibir tratamiento médico.


- Este artículo está publicado en la sección La Guerra del Pacífico. Más información en el índice y Bibliografía.

Popular Posts

Recortes de prensa de la huelga de 1907 en Iquique

Para el investigador Sergio González la Matanza de la Escuela Santa María marcó para siempre el movimiento sindical y obrero chileno. Los hechos ocurridos el 21 de diciembre de 1907 no fueron olvidados, como tampoco las reivindicaciones sociales que exigían los trabajadores. Todas ellas permanecieron latentes hasta que en 1912 se fundó en Iquique el Partido Obrero Socialista.

Aparte de la importancia en la lucha social, la gran huelga del salitre da paso a la conciencia multinacional.

A juicio del sociólogo Bernardo Guerrero, el movimiento reivindicatorio tuvo como característica particular la participación de chilenos, peruanos, argentinos y bolivianos.

"Más que una sensación de chilenidad, que si existía, había además un ambiente de ser iquiqueño o tarapaqueño".


El Tarapacá: 24 de diciembre de 1907
El diario El Tarapacá consignó la matanza tres días después de ocurrido el hecho:

Los huelguistas Por mucho que reflexionemos al respecto no acertamos á comprender la obcecación…

Victoria, la última oficina salitrera

La oficina salitrera Victoria estuvo en funciones hasta 1979 y se convirtió en el último bastión de la historia pampina.

Victoria nació en plena crisis salitrera de los años cuarenta. Contaba con planta mecanizada y fue emplazada donde antes estuvieron Brac y Buenaventura.

La construcción de la salitrera fue de grandes proporciones. Utilizaron 2.200 toneladas de fierro para levantar las estructuras de los edificios de maestranza y los del pueblo. Para la edificación de los diez estanques de lixiviación o cachuchos, que tenían una capacidad de 23.000 metros cúbicos, se emplearon 17.000 metros cúbicos de piedra, 2.780 toneladas de cemento, 1.800 toneladas de fierro redondo de pulgada y media de ancho.

Para acondicionar el terreno en donde se instaló la planta se movilizaron 360.000 metros cúbicos de tierra. Además, fueron construidos 48 kilómetros de vías férreas para tener acceso a los rajos de la mina en los terrenos aún no explotados. En un principio utilizaron locomotoras a carbón…

La historia que esconde la Rotonda Chipana en Iquique: Los inmigrantes Lucanos

La rotonda Chipana, ubicada en el sector sur de Iquique, alberga una escultura metálica que representa a Felicia Muscio.


Cuenta la historia que Felicia Muscio llegó a Iquique a fines de 1800 desde Nápoles, cuando desembarcó en Argentina y cruzó la Cordillera de Los Andes en un caballo con su bebé en brazos. Al llegar a Valparaíso emprendió el viaje a su destino final, Iquique, donde la esperaba su marido Vittorio Sciaraffia.
Con este relato, el escultor Antonio Masini plasmó lo que Felicia tuvo que pasar para reencontrarse con su amor y vivir una nueva vida lejos de su hogar.




"Felicia de Los Andes" como fue nombrada esta escultura que muestra a una mujer montada sobre un caballo y con su hija en brazos, fue enviada a hacer por la familia Sciaraffia en 2001 para rendir un homenaje a esta mujer que cruzó océanos para comenzar de nuevo.
La escultura alcanza los ocho metros de altura, por casi cuatro de ancho y tres y medio de profundidad.
En Iquique, el 22 de mayo los más d…

14 cosas buenas que tiene Iquique y 11 propuestas para mejorar la ciudad

Costó que la gente entregará su opinión sobre las cosas buenas que tiene Iquique. Cada vez que abrimos el foro en www.estrellaiquique.cl,
los primeros en aparecer son los trolls sin nombre y apellido que no
dudan en encontrar todo malo en Iquique. Siempre describen a la ciudad
como una especie de campo de batalla donde solo tienes dos opciones
cuando sales a la calle: te caes por que la basura está esparcida en la
vereda o te asaltan porque los delincuentes están esperándote en la
esquina.
Ninguna de las dos opciones son reales. Iquique es un buen lugar para vivir y eso es lo que quisimos rescatar con este focus group que hicimos durante dos semanas. Estos son los resultados:
Lo bueno de Iquique1.- Clima.
2.- Playas y parques.
3.- Patrimonio histórico.
4.- Zofri y desarrollo económico.
5.- Desarrollo inmobiliario en altura.
6.- La cordillera.
7.- Ciudad multicultural.
8.- Frutas y verduras de la zona.
9.- Iluminación con energía solar.
10. - La pampa.
11.- Mamiña.
12. - Reciben a los inmigrantes.
13.- Su…