Ir al contenido principal

La fuerza militar chilena previo a la Guerra del Pacífico

Cuando comenzó la guerra en 1879, el Ejército chileno se encontraba mal organizado y con una dotación que se había reducido paulatinamente durante los últimos diez años.
La crisis económica del país agravó aún más los recursos de la institución castrense. Esto se veía aumentado con el ambiente pacifista y el sentimiento de hermandad latinoamérica que existía en la población.
Las fuerzas armadas estaban integradas por el Ejército, la Armada y la Guardia Nacional.
La ley del 12 de septiembre de 1878 había fijado la dotación del Ejército en 3.122 plazas, pero por razones económicas el número se redujo en la práctica a 2.440 plazas. Sin embargo el número efectivo fluctuaba entre los 2.000 y 2.200 hombres.
Lo cierto es que Chile contaba con objetivos políticos claramente definidos y una acuciosa capacidad de organización que le permitiría levantar tres ejércitos en poco m·s de seis meses: El Ejército del Sur, que operaba en la Araucanía, el Ejército del Centro que operaba como reserva, y el Ejército en Campaña, que enfrentaría al Perú y Bolivia. Este último ejército llegó a superar los veinticinco mil hombres. Además, a partir de 1872 Misiones militares chilenas adquirieron de Gran Bretaña, Francia y Prusia armas de última generación, como ametralladoras Gatling, cañones Krupp y fusiles Comblain, material que modernizó su arsenal.


Distribución del Ejército


El Ejército de Línea estaba distribuido en 5 batallones de infantería de 300 plazas cada uno; dos regimientos de caballería a 3 escuadrones de 106 jinetes cada uno; y un regimiento de artillería a dos baterías con un total general de 410 hombres.

Infantería:
- Batallón Buin 1 de línea, 302 plazas.
- Batallón 2º de línea, 321 plazas.
- Batallón 3º de línea, 300 plazas.
- Batallón 4º de línea, 403 plazas.
- Batallón Zapadores, 334 plazas.

Caballería
- Regimiento Cazadores de caballo de 304 plazas.
- Regimiento Granaderos a caballo de 230 plazas.

Artillería
- Un regimiento de 400 plazas.

En total eran 2.594 hombres. Faltaban 528 personas para completar las 3.122 plazas que fijaba la ley de 1878.
Además existía la Escuela Militar que fue declarada en receso en noviembre de 1876. Comenzó a funcionar nuevamente en marzo de 1879 con 37 alumnos.
En 1879 la planta de oficiales era la siguiente: Tres generales de división, 5 generales de brigada, 7 coroneles, 29 tenientes coroneles, 38 sargentos mayores, 100 capitales, 20 ayudantes, 82 tenientes y 117 subtenientes.
En total eran 401 oficiales. Su distribución en el territorio era la siguiente: 100 de ellos estaban  encargados de la instrucción de la Guardia Nacional. Otros 100 era distribuidos en las oficinas militares y 201 estaban en los cuerpos de tropas.
La dotación de suboficiales y clases comprendía en total a 459 personas. Por grados correspondían a 37 sargentos 1º, 142 sargentos 2º, 138 cabos 1º y 142 cabos 2º. Divididos por "armas", habían 216 hombres de infantería, 134 de caballería, 57 para artillería y 52 en zapadores

Ubicación


Gran parte del Ejército de Línea estaba en la frontera con la Araucanía. El resto cubría las guarniciones de Santiago y Valparaíso. De acuerdo con la "Memoria de Guerra de 1878" las unidades de tropa cubrían las siguientes guarniciones del país.
El Batallón Buin 1º de línea prestaba servicios en Collipulli. En tanto que el Batallón 2º  de línea tenía 2 compañías en Valparaíso; 1 compañía en Cañete y otra en Toltén. El Batallón 3º de línea estaba en Angol. El 4º de línea tenía su sede en Santiago. El batallón Zapadores estaba radicado en Lumaco. Los   Regimientos Cazadores y Granaderos a a Caballo funcionaban en Santiago y la frontera. A su vez el Regimiento de Artillería estaba en Santiago y Valparaíso.



Reclutamiento

El servicio militar obligatorio se estableció en 1833, pero en la pr·ctica no era aplicado. El reclutamiento consistía en el enganche voluntario con una prima en dinero a través de un contrato.

Guardia Nacional

Era una agrupación que no poseía todas las características de un cuerpo militar profesional y jerarquizado. Su objetivo era ser un elemento de reserva. Los ciudadanos inscritos en los registros debían reunirse los domingo o días festivos en lugares públicos a fin de recibir instrucción militar. De acuerdo a la época, "la Guardia Nacional alejaba al individuo de la taberna en sus horas de ocio y contribuía a mantener en el hábito de la disciplina y el cariño por las armas".

Armamento y munición

La infantería usaba el fusil Comblain, modelo 1873, francés, era considerado como el mejor de acuerdo a sus condiciones balísticas.
Existían además cerca de 40.000 fusiles Chassepo, modelo 1874, francés; Beaumont, modelo 1871. En os arsenales había 2.800.000 cartuchos comblain y en los depósito de la Araucanía. 49.730. En total habían 2.849.730 cartuchos.
La CaballerÌa tenía el sable y la carabina. Esta ultima de las marchas Winchester y Spencer.
La artillería tenía 75 piezas de campaña en el parque. 14 cañones de campaña Krupp, 4 cañones de montaña y 6 ametralladoras Gatling.
En la maestranza de Limache se habían construido 12 cañones de campaña, 12 cañones de montaña y 6 cañones de bronce para montaña.

Comentarios

Popular Posts

Free ebook: La Reina del Tamarugal

Hace más de diez años que Nortino.com está disponible para la comunidad. Este sitio es un repositorio de muchos artículos, reportajes e imágenes que he recolectado en mi vida profesional.

En las métricas del sitio siempre ha estado con una alta rotación todo el material asociado a la fiesta religiosa de la Virgen del Carmen de La Tirana. Personas de diferentes puntos de Chile y de diferentes países revisan constantemente información sobre su origen, sus costumbres y los bailes religiosos.

Tomé toda esa información, seleccioné lo más transcendente, lo resumí y armé un sencillo ebook de libre distribución.

“Reina del Tamarugal. Leyenda, tradición y fé”, es un ebook disponible en formato PDF e ibook (Mac e Ipad).

En este ebook encontrarás información sobre:

La leyenda de La Tirana.El desarrollo del Santuario.Los bailes religiosos.La tradición aymara y pampina.
https://1drv.ms/u/s!AopSZKKVeFC6m9xoubQL-njzeFiWRw?e=qhfDDQ

Siente la libertad de descargarlo, compartirlo y difundirlo entre tus amigo…

Bailes de La Tirana

La gran variedad de colores, ritmos y coreografías es sin duda una de las principales características de esta festividad, donde cada baile expresa de manera distinta su devoción a la Virgen .

Los Chinos


Este baile tiene raíces post hispánicas y fue traído desde el Santuario de Andacollo. Aparece en La Tirana en 1907.
El baile chino posee una jerarquía especial, ya que ellos sacan a la Virgen en procesión. La tradición se impuso a fines del siglo XIX cuando Tarapacá estaba en pleno proceso de chilenización. El Baile Chino era reconocido como una institución antigua que nació en Andacollo, es decir, eminentemente chileno.

Los Chunchos El baile representan a los indígenas de la vertiente oriental de Los Andes con una estructura que nace en Bolivia y data de 1848. Hoy es el único baile del tipo tradicional selvático. Anteriormente estaban los Tobas, Callaguayas, Cambas, Chirihuanos y Llameros, los que asistieron a la construcción del nuevo templo de La Tirana.
Describen bailes en círculos…

La consolidación de La Tirana como centro religioso y de peregrinaje

Tres etapasSegún los historiadores el Santuario de la Tirana desde su creación hasta hoy ha pasado por tres etapas.
El período andino, que va desde el siglo XV al XIX, la etapa pampina que se desarrollo desde el siglo XIX hasta la mitad del siglo XX y la era contemporánea o moderna que surge a partir de 1950 y se extiende hasta nuestros días.
La leyenda de La Tirana se mezcla con los antecedentes históricos. Algunos investigadores señalan que es muy posible que durante la época de la Conquista, La Tirana haya sido un Santuario precolombino aymara. En tanto que la leyenda de la Ñusta es una expresión más de lo que estaba sucediendo en América, donde se efectuaba una simbiosis entre la cultura indígena y los conquistadores.
Según el Padre Marcos Ordenes, actual rector del Santuario y asesor general de los bailes religiosos, existen pocos antecedentes históricos  que puedan comprobar la veracidad o falsedad de la leyenda de la princesa y de Vasco de Almeyda.
"Sin embargo no cabe duda qu…

Leyenda de La Tirana

En 1535 Diego de Almagro salió del Cuzco para conquistar Chile. Lo acompañaron alrededor de 50 españoles y diez mil indios peruanos. En esta comitiva iban dos personajes importantes: Paullo Tupac, príncipe de la familia de los incas y Huillac Huma, último sacerdote del extinguido culto al dios sol. Estaban destinados a pagar con la vida si se producía una rebelión entre los indios de la expedición.
Secretamente vinieron algunos wilkas o capitanes experimentados de los antiguos ejércitos imperiales incas.
 Acompañaba a Huillac Huma, su hija la Ñusta. En sus venas tenía sangre de los incas soberanos del Tahuantiusyo. Huillac Huma escapó de los españoles hacia Calama. Sus planes eran fomentar una rebelión. La Ñusta con un grupo de incas los alcanzó más tarde en Pica, desde donde huyó seguida de un centenar de wilkas hacia la Pampa del Tamarugal. Los incas apodaron a esta región Tarapacá, que significa escondite o boscaje impenetrable.
Durante cuatro años la Ñusta fue la reina de esos lugare…