Ir al contenido principal

Situación militar del Perú y Bolivia antes de la Guerra del Pacífico


Perú


La capacidad militar del Perú no había logrado mantener una relación con la creciente prosperidad económica experimentada en la década de 1870 pues el gobierno del presidente Manuel Pardo había reducido fuertemente los gastos militares como parte de la política civilista de neutralizar el papel dominante de las fuerzas armadas. Al asumir la presidencia, Mariano Prado encontró sus opciones limitadas y como el Per˙ volvió a sumirse en una crisis financiera, no pudo hacer las correcciones del caso.
En el Ejército y Marina del Perú, el personal era reclutado a través del sistema de "enganche". Al estallar la guerra, el Per˙ contaba con un Ejército de 7.000 plazas en total, de las cuales 2679 eran jefes y oficiales.
Benjamín Vicuña Mackenna habla de 4200 plazas de soldados y de 387o eran jefes.
El coronel peruano Dellepiane manifiesta que el ejército de su patria: " no alcanzaba en pie de paz sino cerca de los 5000 hombres, incluyendo la gendarmería.
De acuerdo a la Dirección General de Estadística de Perú, en 1879, el ejército de ese país estaba organizado en 7 batallones de infantería, 3 regimientos de caballería y 2 regimientos de artillería, con un total de 5613 plazas.
El servicio de sanidad, contaba con 57 cirujanos y la Hacienda Militar con 10 empleados. Existía desde enero de 1869 el Colegio Militar, para la formación de oficiales y una Escuela de Cabos, para la de suboficiales y clases.
Los armamentos eran de diferentes sistemas y modelos. La infantería usaba fusiles comblain, Chasspot, CataÒÛn, Remington, Beaumont, Minie, Springfield. Las carabinas eran Spencer, Henry, Zinder y MiniÈ y los revólveres Lefaucheux  y Colt.
El Ejército tenía distribuidas sus unidades a través del territorio de la república. Tal repartición hacía imposible tener organizadas las unidades mayores y con ello la instrucción práctica que se hacía deficiente.
Como reserva Perú tenía una Guardia Nacional de 65.000 hombres en 1879.
Al comenzar en 1879, la Escuadra Peruana contaba con los siguientes buques: los blindados Huáscar e Independencia, los monitores Manco Capac y Atahualpa y las corbetas Unión y Pilcomayo. Además poseía los transportes Chalaco, Talismán y Limeña.
La ubicación del teatro de operaciones marítimo estaba enorme distancia de la base de la Escuadra chilena en Valparaíso, lo que significó una considerable limitación logística.
La Armada enemiga, en cambio, aunque con base principal en El Callao, disponía de un apoyo más efectivo a sus operaciones en las bases secundarias de Arica, Ilo e Islay.
Al inicio de la guerra, la Escuadra peruana estaba prácticamente desmantelada en El Callao. Las calderas de la "Independencia" estaban en tierra y el "Huáscar" se encontraba desartillado.




La Armada Peruana









La Armada peruana contaba con los siguientes buques :
-Monitores blindados "Manco Cápac" y "Atahualpa"; 17 años en servicio;
andar de 3,5 nudos, y 2 cañones de 500 lbs.

-Monitor blindado "Huáscar": 14 años en servicio; andar de 11 nudos; casco de fierro acorazado; 2 cañones de 300 lbs. en una torre giratoria; 2 de 40 lbs. y 1 de 12 lbs; dotación de 200 hombres.

-Fragata blindada "Independencia": 15 años de servicio; andar de 12,5 nudos; casco de fierro, 2 cañones de 150 lbs., 12 de 70 lbs., 4 de 32 lbs., y 4 de 9 lbs.

-Corbeta "Unión": 15 años en servicio; andar de 12,5 nudos; casco de madera, y 14 cañones de 70 lbs.

-Cañonera "Pilcomayo": 15 años en servicio; andar de 10,5 nudos; casco de madera; 2 cañones de 70 lbs., 4 de 40 lbs. y 4 de 12 lbs.




Bolivia

 
Bolivia prácticamente no disponía de escuadra. Años antes que estallara el conflicto con Chile, aquel país contaba con una fuerza naval muy modesta, compuesta por el viejo bergantín General Sucre, incorporado a su flotilla en el año 1844, cuya función era resguardar las costas del litoral desde Paposo hasta el río Loa. También poseía el bergantín María Luisa, de 240 toneladas de desplazamiento, en mal estado de conservación, el mismo que fue rematado en 1872.
Otra nave era la cañonera El Morro, embarcación pequeña pero moderna adquirida en 1875 y puesta al servicio del Ingeniero Francés Andrés Bresson, contratado por el gobierno de La Paz para efectuar estudios y exploraciones científicas en el Litoral boliviano. Había otros buques de menor porte que conjuntamente con los barcos de la flota mercante, entre ellos el Potosí, el Bolívar, el Charchamocha y el Elisa, serían capturados por la marina chilena durante la ocupación del litoral boliviano.
Existen varias cifras sobre el ejército boliviano. Para el ejército de línea se calculaban 2000 hombres y para la guardia nacional uno 54.500.
Vicuña Mackenna hablaba de 2232 plazas de acuerdo con documentos de origen boliviano.
Bulnes dice: "Constaba  entonces el Ejército boliviano de 3000 plazas incompletas, distribuidas en tres cuerpos de infantería y dos de caballería. El cuerpo de lujo era el de los colorados, base del orden político existente en la Época. Estaba armado con rifles remington, mientras los otros fusiles tenían de fulminante o piedra".
El coronel boliviano Julio Díaz Daza afirma que, al estallar la guerra, Bolivia "no contaba sino con 2165 soldados sin instrucción, carentes de armas y otros pertrechos de guerra, comandados por 18 generales, 35 coroneles, 97 comandantes, 120 sargentos mayores, 100 capitanes, 184 tenientes y 72 subtenientes".
El servicio sanitario contaba con 11 cirujanos y la Hacienda Militar con nueve empleados.

Una versión boliviana de la Época indicaba que el ejército de ese país, ?competía en modestia con su fuerza naval, pues se componía de un general de división, un general de brigada, nueve coroneles y otros oficiales que en conjunto sumaban 359. La tropa estaba constituida por 1,522 soldados armados con fusiles Remington, Martini y Winchester. La caballería constaba de 200 hombres y la artillería sólo poseía dos cañones rayados, dos ametralladoras de calibre mayor, dos de calibre menor y 95 rifles de Sharfo.

Comentarios

Popular Posts

La importancia de la huelga de 1907

Para el investigador Sergio González la Matanza de la Escuela Santa María marcó para siempre el movimiento sindical y obrero chileno. Los hechos ocurridos el 21 de diciembre de 1907 no fueron olvidados, como tampoco las reivindicaciones sociales que exigían los trabajadores. Todas ellas permanecieron latentes hasta que en 1912 se fundó en Iquique el Partido Obrero Socialista.

Aparte de la importancia en la lucha social, la gran huelga del salitre da paso a la conciencia multinacional.

A juicio del sociólogo Bernardo Guerrero, el movimiento reivindicatorio tuvo como característica particular la participación de chilenos, peruanos, argentinos y bolivianos.

"Más que una sensación de chilenidad, que si existía, había además un ambiente de ser iquiqueño o tarapaqueño".


El Tarapacá: 24 de diciembre de 1907
El diario El Tarapacá consignó la matanza tres días después de ocurrido el hecho:

Los huelguistas Por mucho que reflexionemos al respecto no acertamos á comprender la obcecación…

El mutualismo y mancomunales

El mutualismo fue la principal forma de organización laboral que tuvieron los artesanos a fines del siglo XIX y principios del XX. En 1880 existían 39 de estas instituciones en todo Chile. Su objetivo era el mejoramiento material e intelectual del obrero sobre la base de la ayuda mutua.

Los integrantes de la directiva se preocupaban de la recreación y la formación de pequeñas bibliotecas. También trabajaban en torno a la previsión, la vivienda y el ahorro de sus afiliados. La principal diferencia de una mutual con el sindicato o cooperativa es que se interesan en la situación del obrero sin referirla a su relación con el patrón o con el Estado. Bajo esa perspectiva no se relacionaba con luchas reivindicatorias o enfrentamientos con las figuras de poder.

En tanto que las mancomunales fueron las organizaciones populares más significativas de la primera década del siglo XX. Nacieron y se consolidaron en las minas y puertos nortinos a comienzos de 1900.

Los objetivos en sus inicios no s…

Bailes de La Tirana

La gran variedad de colores, ritmos y coreografías es sin duda una de las principales características de esta festividad, donde cada baile expresa de manera distinta su devoción a la Virgen .

Los Chinos


Este baile tiene raíces post hispánicas y fue traído desde el Santuario de Andacollo. Aparece en La Tirana en 1907.
El baile chino posee una jerarquía especial, ya que ellos sacan a la Virgen en procesión. La tradición se impuso a fines del siglo XIX cuando Tarapacá estaba en pleno proceso de chilenización. El Baile Chino era reconocido como una institución antigua que nació en Andacollo, es decir, eminentemente chileno.

Los Chunchos El baile representan a los indígenas de la vertiente oriental de Los Andes con una estructura que nace en Bolivia y data de 1848. Hoy es el único baile del tipo tradicional selvático. Anteriormente estaban los Tobas, Callaguayas, Cambas, Chirihuanos y Llameros, los que asistieron a la construcción del nuevo templo de La Tirana.
Describen bailes en círculos…

Atletismo en Iquique

El atletismo tiene los nombres de Carlos Vera, Julio León, Jorge González y Ariel Standen como estandartes de los años de glorias de las décadas del 40, 50 y 60, donde esos campeones obtenían siempre los primeros lugares en las históricas Olimpiadas Zonales de Atletismo.

También destacaron Julio Lagos Cano, Julio y Hernán Lagos Cosgrove, Daniel Cortés, Fernando Mussa, Arturo Malagarriga, entre otros ases.

La bocha nos recuerda los campeones de Chile Octavio, Narciso y César Rossi, Francisco Lasala, Antonio Mangini, Ernesto y Carlos Gandolfo, titulares en 1967, 1970, 1974 y 1977.

La natación también fue grande en épocas pasadas, con los astros Bernardo Solari, José Lamas, Mario Pinto, Rodolfo Torrico y Rosario Torres.

El béisbol también tuvo su momento de gloria en la década del 50 e inicios de los 60, con cuatro títulos chilenos y la figuración referencial del sacerdote Marcelo Quirión, a quien llamaban cariñosamente "mister home run".


Ariel Standen Levis: El primer campeó…